Saltar al contenido principal
FMI-Francia

Caso DSK: el director del FMI trasladado a una prisión de máxima seguridad

Manhattan, 16 de mayo de 2011.
Manhattan, 16 de mayo de 2011. REUTERS/Andrew Gombert/Pool

Dominique Strauss-Kahn ofreció pagar una fianza de un millón de dólares y permanecer en Estados Unidos hasta la próxima audiencia, pero la jueza rechazó dejarlo en libertad. Las siete acusaciones en su contra acarrean una sentencia máxima total de 74 años. Strauss-Kahn dormirá en una celda individual de la prisión de máxima seguridad de Rikers Island. 

Anuncios

Como cualquier ciudadano sospechoso de delitos sexuales, Dominique Strauss-Kahn se presentó la víspera ante la magistrada Melissa Jackson del Tribunal en lo Penal de Nueva York en el sur de Manhattan.

El director del Fondo Monetario Internacional negó las acusaciones de intento de violación a una empleada de un hotel en Nueva York.

La jueza Jackson rechazó el pedido de libertad bajo fianza de Strauss-Kahn por “riesgo de fuga”, a pesar de que éste ofreció entregar su pasaporte, pagar una fianza de un millón de dólares y permanecer en Nueva York en casa de su hija hasta la próxima audiencia, prevista el 20 de mayo.

Dominique Strauss-Kahn, detenido desde el sábado, fue trasladado a la prisión de máxima seguridad de Rikers Island en Nueva York, donde beneficiará de una celda individual.

El director del FMI fue inculpado de "agresión sexual, retención ilegal e intento de violación".

Las siete acusaciones en su contra, entre ellas forzar a una persona a mantener sexo oral, intento de violación y abuso sexual en primer grado, acarrean una sentencia máxima total de 74 años y tres meses de cárcel, según los documentos presentados en la Corte este lunes.

Strauss-Kahn "retuvo a la empleada del hotel en su habitación, la atacó sexualmente e intentó violarla", dijo uno de los fiscales en la audiencia.

Luego agregó que Strauss-Kahn “ya ha estado involucrado en conductas similares a ésta en por lo menos una ocasión".

El director del FMI fue detenido el sábado por la tarde en Nueva York a bordo de un avión de Air France tras la denuncia de la empleada del hotel y trasladado a una comisaría en Harlem.

En Francia, el escándalo de Strauss-Kahn copó las portadas de la prensa y ha supuesto un duro golpe para la izquierda, que llamó a respetar la presunción de inocencia del acusado, algo que también hizo el gobierno de derecha.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.