Saltar al contenido principal
Francia

El presidente Hollande viajó en tren a Bruselas y regresó en auto a París

El presidente francés, François Hollande, evita el avión para demostrar su 'normalidad'.
El presidente francés, François Hollande, evita el avión para demostrar su 'normalidad'. REUTERS/Philippe Wojazer

Este jueves 24 de mayo en la madrugada, el presidente Hollande recorrió en auto los 300 km. que separan Bruselas de París. Hollande, que se reivindica como el presidente ‘normal’, había utilizado el tren para llegar a la ciudad. Para algunos, estos desplazamientos son más costosos que el avión.

Anuncios

Para ir a Bruselas, el ex presidente derechista francés Nicolas Sarkozy se desplazaba en avión presidencial, a pesar de que la ciudad está situada a poco más de tres horas en auto de París. El actual presidente francés, el socialista François Hollande, ha decidido utilizar en cambio el tren para la ida y el auto para la vuelta.

Hollande se reivindica como un presidente “normal” y este desplazamiento le ha ayudado a demostrarlo una vez más. Al finalizar la cumbre informal europea en Bruselas, luego de una larga rueda de prensa, Hollande tomó el auto a las dos y media de la madrugada para regresar a la capital francesa.

A velocidad normal, respetando los límites de velocidad, debía llegar a la capital tres horas y media después, es decir, hacia las seis de la madrugada. El presidente Hollande ya había causado sorpresa al decidir ir a Bruselas en el tren de alta velocidad Thalys, el cual tomó en la estación del Norte, después de saludar a numerosas personas. El Elíseo informó que había viajado en primera clase, pero precisó que no había un vagón reservado para el presidente.

En este desplazamiento estuvo acompañado por el jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, el cual había hecho escala en París para ponerse de acuerdo con Hollande sobre ciertos puntos que tratarían con el resto de dirigentes europeos. Rajoy, visiblemente entusiasmado, publicó fotos en su cuenta Twitter tomadas a través de las ventanas del tren. Varios periodistas estuvieron presentes para garantizar el éxito de la operación de comunicación.

Hay sin embargo algunas dudas sobre la continuación de estos viajes, ya que el tren requiere desplegar grandes medios para garantizar su seguridad, y obliga también a las autoridades belgas a desplegar un dispositivo en su país.

Un ex consejero de Sarkozy, Henri Guaino, comentó: “todo esto no es muy profesional (…) un presidente de la República no es un ciudadano como los demás”. Para Guaino, si Hollande toma el tren “va a ser más costoso, no es un problema de dar ejemplo, ni de escoger la propia comodidad o las soluciones más divertidas, sino las más eficaces, las menos costosas que corresponden a las limitaciones de la función”.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.