Saltar al contenido principal
Francia

Temor tras el robo de etiquetas de champán

Un grupo de ladrones robó a un viticultor más de tres mil botellas de la bebida espumante francesa, así como 16.000 etiquetas. El productor, ubicado en el norte del país, teme por el uso que se le pueda dar a las calcomanías, ya que permitirán falsificar el champán con los riesgos de salud -y de reputación para su bodega- que implican.

Anuncios

En la madrugada del 22 de marzo, los cacos se introdujeron en la propiedad del viticultor Anselme Selosse, ubicada en la ciudad de Reims (norte) y se llevaron 3.700 botellas de champán, 16.000 etiquetas adhesivas y 12.000 distintivos que se cuelgan del cuello de los recipientes.

Para no dejar huellas, los ladrones borraron sus huellas de ADN con desodorantes en spray y detergente, antes de partir con un botín evaluado en 300.000 euros por el propietario.

Más allá de las botellas perdidas, el propietario se dice preocupado por el uso que se dará a las etiquetas. “Este robo no pone en absoluto en peligro mi actividad, pero la desaparición de las piezas para “vestir” la botella me hace temer la puesta en marcha de un taller de falsificación”, advierte Selosse.

Creada en 1949, la explotación de Selosse se extiende a lo largo de 7,5 hectáreas de viñas, que producen unas 57.000 botellas de excepción, según la prensa especializada.

Los franceses son muy celosos de su champán, designación de origen que sólo puede aplicarse a la bebida producida en la región de Champagne.
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.