Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

¿Cómo explicar a los niños los atentados de París?

Audio 05:13
Niños de una escuela de Dammartin-en-Goële, en el noreste de París, evacuados por la policía el 9 de enero. Cerca se atrincheraron los hermanos Kuachi, tras asesinar a 12 personas en la sede del periódico Charlie Hebdo.
Niños de una escuela de Dammartin-en-Goële, en el noreste de París, evacuados por la policía el 9 de enero. Cerca se atrincheraron los hermanos Kuachi, tras asesinar a 12 personas en la sede del periódico Charlie Hebdo. AFP PHOTO / DOMINIQUE FAGET

A raíz de los ataques terroristas perpetrados la semana pasada en Francia, ha surgido una interrogante: ¿cómo hablar a los niños de lo que sucedió ? Sobre todo porque muchos han vivido a través de los medios de comunicación estos trágicos acontecimientos. Incluso algunos han estado vinculados de manera directa a los hechos.

Anuncios

“En primer lugar hay que desdramatizar”, afirma la Dra. Sonia López Arribas, especialista en estrés postraumático y presidenta del Colegio Médico de Madrid.

“En la urgencia, hay que llevar al niño a contar lo que ha pasado y lo que él ha sentido. Que verbalice cuanto antes y con naturalidad, que diga cómo se va sintiendo y cómo ha experimentado la amenaza. Esto es muy importante ; que explique si en algún momento ha captado la gravedad o el riesgo que ha tenido en su vida”, precisa la Dra. López y añade que “no todos llegan a sufrir de estrés postraumático”.

Entre los rehenes de Amedy Coulibaly, en el supermercado judío de Vincennes, en el sur de la capital francesa, había un niño de tres años. ¿Puede un niño de esta edad captar el horror de la situación? “Si, claro que sí”, asegura la especialista. “Probablemente ese niño diga que ese acontecimiento ha marcado su vida”.

En Francia, los ataques a las minorías religiosas son corrientes. Los judíos son a menudo blanco de agresiones, simplemente por profesar su religión.

En estos días, después de los atentados, los musulmanes no han escapado a las agresiones. Sus lugares de culto e incluso algunas personas han sido objeto de este tipo de actos. Por ejemplo, un médico francés, musulmán, encontró hace poco en su jardín unas orejas de puerco. Este hecho ha atemorizado a sus hijos. ¿Cómo tratar estos casos?

“Hay que desligar el hecho del tema religioso. Se le debe explicar al niño que vive en una sociedad y que en esa sociedad suceden cosas. No se debe asociar la agresión al color de la piel, a la nacionalidad o a una religión”, aconseja la Dra. López Arribas.

Entrevistada : Sonia López Arribas, presidenta del Colegio Médico de Madrid.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.