Saltar al contenido principal
Francia hoy

El Salón de la Agricultura, el campo invade París

Audio 08:43
La edición N° 52 del Salón de la Agricultua en París se prolongará hasta el 1° de marzo de 2015.
La edición N° 52 del Salón de la Agricultua en París se prolongará hasta el 1° de marzo de 2015. REUTERS/Pascal Rossignol

Bienvenidos al Salón de la Agricultura de París, una de las ferias más populares y más concurridas de Francia. A ella acuden cientos de agricultores y criadores de vacas, toros, cabras, ovejas o conejos que el numeroso público descubre en los pasillos del Salón. Es la oportunidad para ver de cerca animales excepcionales, premiados en diferentes concursos agrícolas, y de degustar las mejores especialidades de cada región.

Anuncios

Un poco de exotismo

Los asistentes al evento también pueden ver algunos animales procedentes de otros continentes. Por ejemplo, no lejos de los estupendos ejemplares de ganado francés  de diferentes tipos, pacen unas seis alpagas con aires de peluches, instaladas en la entrada del pabellón dedicado a los animales y sabores del mundo.

Nicole, propietaria de un criadero cercano a París, es la importadora. Las trae de América del Sur, de Nueva Zelanda y hasta del Reino Unido: "La alpaga tiene aspecto de un pequeño animal encantador, fácil de adoptar como mascota, pero necesita bastante terreno. No se conoce aquí y no es muy difícil de cuidar, es un poco como un caballo o una cabra, que se adapta bien."

Más allá, Bertrand, un francés de unos cuarenta años, instaló un puesto de venta de lana de alpaga, para dar a conocer un producto que es un lujo en Francia.

Tendencias de la agricultura francesa

El sector agrícola francés vive desde hace algunos años una doble orientación. Por una parte, crecen los megaproyectos especializados, cuya producción apela a la alta tecnología. La denominada granja de las 1000 vacas, en el norte de Francia, es el más emblemático de ellos.

Este proyecto ha suscitado la oposición de las organizaciones ecologistas y del sindicato de campesinos de izquierda. Lo acusan de ser un peligro para el medio ambiente y la salud, en razón de la concentración de gases que genera.  Además, sus detractores están convencidos de que podría hacer desaparecer 20 granjas en los alrededores, una mala noticia para el empleo. Subrayan también que los animales viven en este tipo de fincas en pésimas condiciones, encerrados en los establos.

Por otro lado, ante los límites del modelo productivista, han surgido iniciativas que militan por una agricultura más respetuosa del medio ambiente, el hombre y los animales.

Muchos insisten en la importancia de mantener la diversidad de las especies. Es el caso de Philippe Feugère, que lleva en brazos a un borreguito de apenas dos meses, de una raza especial: " Animales como este representan una raza considerada 'en rescate' porque ha estado en peligro de extinción. Tenemos ayudas del Ministerio de la Agricultura para conservarla. Hay que preservar la diversidad, tanto a nivel animal como vegetal. Este es un ovino, pero puede tratarse de razas bovinas. La Prim Holstein, por ejemplo, es una raza de vacas con una capacidad lechera excepcional. El problema es que ha sido práticamente creada por el hombre, y por ello es extremadamente frágil. Si algún día surge una enfermedad que afecte exclusivamente a esta especie, el 80 % de la producción de leche en el mundo estaría en peligro. Por lo tanto, el objetivo es cruzarla con razas más rústicas para que sea más resistente".

Otra tendencia que crece en importancia, a contracorriente del productivismo, es la de la agricultura orgánica ( o biológica), que consiste en evitar el uso de plaguicidas químicos y en respetar el ritmo de la naturaleza. Hoy representa en Francia más de 5 % de la superficie agrícola, lo que coloca al país en la tercera posición en Europa de los cultivos orgánicos.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.