Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Francia: la segunda vuelta de las departamentales

Audio 05:36
El primer ministro, Manuel Valls (izquierda) y el líder de la derecha, en la oposición, el expresidente Nicolas Sarkozy.
El primer ministro, Manuel Valls (izquierda) y el líder de la derecha, en la oposición, el expresidente Nicolas Sarkozy. REUTERS/Gonzalo Fuentes/Philippe Wojazer

Los resultados de la segunda vuelta de las elecciones departamentales francesas, que tendrá lugar este domingo 29 de marzo, servirán para confirmar el gran cambio operado en el país durante estos últimos años en el panorama político. Los partidos tradicionales, ya sean de izquierda o de derecha, deben ahora competir con una tercera fuerza, implantada a nivel nacional, el Frente Nacional, partido xenófobo de ultra derecha.

Anuncios

En 1.614 cantones, de los 2.054 que integran el mosaico electoral francés, habrá un duelo bipartita y una batalla tripartita en 278. En la mayoría de esos casos, un representante del Frente Nacional intentará obtener la mayoría de los votos, lo que ha conducido al primer ministro, Manuel Valls, a poner en guardia a sus electores.

Difíciles de comprender incluso para los franceses, las elecciones departamentales tienen importancia por las prerrogativas que tienen los 101 departamentos en que se divide el país, cada uno integrado por un número variable de cantones en función de su densidad de población.

Vencedora indiscutible de la primera vuelta electoral, celebrada el domingo 19 de marzo, la UMP (Unión por un Movimiento Popular), partido neogaullista de derecha, intenta capitalizar al máximo su ventaja, a fin de recuperar la mayoría de los departamentos que perdió hace 4 años, frente al Partido Socialista. Su principal dirigente, el expresidente Nicolás Sarkozy, ve en esta justa la ocasión para colocarse como líder indiscutible e insustituible de la derecha, con miras a la elección presidencial del 2017. Para ello se sirve del discurso Ni-Ni; en otras palabras, en caso de empate, su partido no llamará a votar ni por los socialistas ni por los candidatos de la extrema derecha.

Eliminado en varias localidades desde la primera vuelta, el Partido Socialista podría perder definitivamente el control de hasta 30 de los 60 Departamentos que hoy controla.

Consciente de esta derrota anunciada, el primer ministro Manuel Valls se prepara para defender su política gubernamental.

Entrevistados: Michel Adrien González, investigador de la escuela de Sciences Po, Aix- en-Provence; Valérie Tetcher, alcadesa adjunta de la ciudad de Champigny.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.