Saltar al contenido principal
Francia

El racismo se impone como tema en la segunda vuelta de las regionales

Los candidatos Claude Bartolone (Partido Socialista),  Valérie Pécresse (Los Republicanos) y Wallerand de Saint Just (Frente Nacional) durante un debate el 9 de diciembre de 2015.
Los candidatos Claude Bartolone (Partido Socialista), Valérie Pécresse (Los Republicanos) y Wallerand de Saint Just (Frente Nacional) durante un debate el 9 de diciembre de 2015. KENZO TRIBOUILLARD / AFP

La eventualidad de un triunfo del xenófobo Frente Nacional, así como la polémica que enfrenta al candidato socialista y a su rival conservadora en París y su periferia han hecho del racismo uno de los ejes del final de campaña de cara a la segunda vuelta de las elecciones regionales de este domingo.

Anuncios

Este domingo los franceses regresan a las urnas para la segunda vuelta de las elecciones regionales. Una semana atrás, los resultados confirmaron que la extrema derecha, el Frente Nacional (FN) dirigido por Marine Le Pen, se había convertido en el partido más votado de Francia.

El FN encabezó los resultados a nivel nacional en la primera vuelta (28%, y hasta 40% en el norte y en el sudeste), y espera ganar en varias de las 13 regiones, apostando a la vez por el rechazo de los partidos tradicionales, incapaces de superar la crisis económica, y por el miedo provocado por los atentados yihadistas el 13 de noviembre en París (130 muertos).

Sería la primera vez en la historia francesa que el Frente Nacional gobierna una región, 18 meses antes de la presidencial de 2017 que la líder de la ultraderecha francesa considera hoy a su alcance.

No obstante, las previsiones de los sondeos son inciertas: Marine Le Pen, de 47 años, que se presenta en la gran región Norte Paso de Calais Picardía, podría ser derrotada por estrecho margen por el candidato de la derecha, Xavier Bertrand (partido Los Republicanos, LR), en favor del cual la lista socialista -tercera en número de votos- se retiró.

En la región Provenza Alpes Costa Azul (sudeste), Marion Maréchal le Pen, de 26 años, sobrina de Marine, podría perder por estrecho margen frente al conservador, Christian Estrosi, que también se beneficia del retiro de los socialistas y su llamamiento a votar a la derecha para frenar al Frente Nacional.

Pero el FN tiene igualmente posibilidades de ganar en la gran región nordeste (Alsacia Champaña Ardenas Lorena) y en Borgoña (este).

Frente a este irrefrenable, el gobernante Partido Socialista y Los Republicanos, la formación conservadora dirigida por Nicolas Sarkozy, fracasaron en ponerse de acuerdo para llevar a cabo una estrategia conjunta.

Mientras los socialistas llamaron a retirarse para favorecer una victoria conservadora en caso de que una región pudiese caer en manos de la extrema derecha, Sarkozy defendió una estrategia de “ni ni”, ni izquierda ni extrema derecha en caso de que su partido no tenga chances de conseguir la victoria. Esta iniciativa ha generado divisiones en las filas conservadoras.

"Raza blanca"

A estos desacuerdos se añade la tensión en la región parisina, donde el candidato socialista y presidente de la Asamblea francesa, Claude Bartolone, acusó a su rival de derecha Valérie Valérie Pécresse de presentarse como la defensora de “la raza blanca”. Pécresse anunció que entablaría una demanda contra Bartolone por “injuria agravada”.

El candidato socialista justificó sus dichos y acusó nuevamente a Pécresse de “racista” por los carteles de campaña de Los Republicanos que rezan “No queremos convertirnos en la Seine-Saint-Denis de Bartolone”, aludiendo a este departamento del norte de París dirigido por presidente de la Asamblea, en el que vive una densa población pobre de origen extranjero.

De este modo, más allá del resultado de las elecciones del domingo, el Frente Nacional ha demostrado que ha sabido imponer sus temas de predilección en la agenda política francesa.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.