Saltar al contenido principal
Francia hoy

Viaje ‘underground’ a la Petite Ceinture de París

Audio 09:53
El anillo periférico alternas paseos verdes urbanizados y salvajes donde se ven todavía las vías de los años '30.
El anillo periférico alternas paseos verdes urbanizados y salvajes donde se ven todavía las vías de los años '30. Jordi Brescó

En este reportaje, nuestro colega Jordi Brescó nos lleva a descubrir la enigmática “Petite Ceinture” de París, algo así como el “cinturón” de la capital por el que antaño circulaban trenes de pasajeros y mercancías. Hasta hace pocos años, toda esa franja, de unos 30km, estaba en el más estricto abandono y parecía una verdadera tierra de nadie. Pero poco a poco el paisaje va cambiando.

Anuncios

“Caminas pisando balasto y travesías de madera. El paisaje que te rodea está compuesto por paredes llenas de graffitis, un semáforo obsoleto que se asoma entre las plantas que se enredan por su poste, y una vía de tren que se extiende desde tus pies hasta desaparecer en el túnel que ves en el horizonte. Estás dentro de París, dentro de la área metropolitana más densa de la Unión Europea… pero no ves ni un alma a tu alrededor. Estás en la Petite Ceinture.” Así comienza la narración de nuestro colega Jordi Brescó en su recorrido por el anillo periférico propiedad de la ferroviaria SNCF.

Desde hace algunos años, la alcaldía de París pactó con la empresa pública la rehabilitación de algunos segmentos, como en el distrito15 donde se habilitó un espacio de paseo.

Como en esta vieja estación abandonada, la Petite ceinture es territorio de grafiteros.
Como en esta vieja estación abandonada, la Petite ceinture es territorio de grafiteros. Jordi Brescó

Pero no todos están de acuerdo con la transformación verde de la Petite Ceinture. Hay organizaciones que querrían ver circular de nuevo a los trenes de pasajeros. “Todas las personas están sorprendidas con el hecho de tener un recorrido de 23km que no sirve y de que no hay voluntad de hacer nada con esta línea”, dice Stéphane dos Santos, de la Asociación Salvemos la Petite Ceinture. “El tren debe recordar el sueño, la historia de la Petite Ceinture. Primero es una vía de ferrocarril. No es un parque, no es un jardín, es una línea donde un tren puede circular”.

Efectivamente, no es ni un parque ni un jardín. Pero la idea de ver circular un tren también parece muy lejana. “El estado actual de la vía es el propio de un lugar abandonado durante años por dónde solamente pasean transeúntes puntualmente. Es habitual encontrar botellas rotas, restos de hogueras, bolsas de comida y sprays de pintura. Y, sobre todo, naturaleza salvaje por todas partes”, relata Brescó.

Este estado, sumado a la prohibición de acceso a las vías, es el escenario perfecto para aquellos que quieren descubrir París de una forma alternativa. “Una mujer pasea por primera vez por las vías –cuenta el periodista- y asegura que más allá del paisaje y la calma, lo que más le atrae… es lo prohibido.”

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.