Saltar al contenido principal
Francia hoy

La censura en acción contra la película 'Anticristo'

Audio 11:12

Siete años después de su estreno, la película 'Anticristo', del cineasta danés Lars von Trier, sufrió un duro revés en Francia. La justicia del mismo país que galardonó a su protagonista, como mejor actriz en el Festival de Cannes, acaba de decidir la anulación de su licencia de explotación para menores de 16 años, a causa de sus escenas explícitas de sexo y violencia.

Anuncios

Esta decisión limita la distribución del filme y, entre otras cosas, obstaculiza su difusión en televisión.

Detrás de esta decisión está la asociación Promouvoir (Promover) , que se anota con esto una nueva victoria en su cruzada cinematográfica, como lo dice Isabelle Danel, presidenta del sindicato francés de críticos de cine: "Todo comenzó en el 2.000 ... cuando logran hacer revalidar la prohibición a menores de 18 años, que no existía en Francia. Han pasado 16 años en los que no han parado. Desde que sale una película donde hay un poco de sexo y de violencia, diría que están allí, listos para intervenir".

Promouvoir es una asociación ligada a sectores católicos tradicionalistas, fundada en 1996. Ultimamente, su preocupación principal es la industria del cine y su impacto en niños y jóvenes. ¿Por qué sus miembros decidieron acudir a la justicia para pedir la recalificación de Anticristo?

La explicación de André Bonnet, abogado de Promouvoir: "Es para proteger a los niños porque, en Francia, el derecho es muy claro. Tiene varias disposiciones que dicen que cuando en una película hay escenas con sexo explícito o gran violencia no se puede autorizar a los menores de 18 años.  Desde hace varios años, la asociación Promouvoir pelea con el gobierno porque no quiere aplicar esta legislación".

Afiche de promoción de la película de Lars von Trier, 'Anticristo'
Afiche de promoción de la película de Lars von Trier, 'Anticristo'

En todo caso, esta pelea ha dado frutos. Ya han logrado anular la licencia de explotación de filmes como el galardonado 'La vida de Adèle' de Abdellatif Kechiche - también por contener escenas de sexo - o 'Love', de Gaspard Noé.

Ello va totalmente en contra de un mundo cinematográfico  acostumbrado a la apertura, como lo indica la socióloga Chloé Delaporte, profesora de estudios cinematográficos en la Universidad Paul Valéry (Montpellier): "Por principio, en Francia tenemos un sistema que podríamos llamar suave. Existe la tendencia a autorizar fácilmente las películas sin bloquearlas. Pasa seguido que películas que en Francia son autorizadas solo para mayores de 12 años sean autorizadas en Inglaterra solo para mayores de 16 años.  Es por esto que este tipo de decisiones constituye una censura".

Censura. La palabra se repite entre los realizadores franceses desde que se prohibiera la licencia de explotación de Anticristo.

Le preguntamos a Isabelle Danel, del sindicato de críticos de cine de Francia,  qué efectos puede tener en la industria cinematográfica una decisión como esta: "Es un poco temprano para decirlo. De ahora en adelante los realizadores van a tener cuidado de que no haya escenas y así no arriesgarse a que censuren su película. Hay una suerte de autocensura, que ya existe y que volverá. Evidentemente, en los años 3, los cineastas se autocensuraban, no incluían desnudos o escenas de amor para evitar la prohibición. Sí habrá consecuencias para los cineastas en un momento dado. Hoy, una película como 'Anticristo' se encuentra ante la imposibilidad de ser exhibida".

A Promouvoir se le acusa de querer imponer, judicialmente, su visión del mundo; es decir, valores cristianos y conservadores.

Promouvoir se defiende de acusaciones de intolerancia. Asegura que su meta es evitar a los niños el shock de enfentarse a escenas hiper realistas.

Pero, ¿es la justicia la que debe decidir qué películas deben o no ver los niños? En este caso, ¿no se está suplantando la autoridad de los padres? La respuesta de la socióloga Chloé Delaporte: "Una decisión como esta, de retirar la licencia de explotación, es efectivamente una intervención, es apropiarse de una responsabilidad de los padres. El principio de clasificación de una película por edad del público va en el sentido de responsabilizar a los padres".

André Bonnet, abogado de Promouvoir, opina lo contrario; es decir, que decidir si una película es o no apta para menores de cierta edad es una responsabilidad del estado.

Quisimos saber si las organizaciones de padres de alumnos coincidían con esta opinión. Se lo preguntamos a Rodrigo Arenas, miembro de la Federación de Padres de Alumnos de Francia: "Las decisiones de justicia son una forma de censura, finalmente, de algunas obras. Están relacionadas con lo que una sociedad, en un momento dado, no logra explicar, o que no quiere explicar también a sus niños". Arenas habla incluso de medida represiva.

¿La sociedad francesa toma un giro conservador? La pregunta queda en el aire, sobre todo porque hablamos de una asociación minoritaria, con unos 300 miembros. Pero si bien es minoritaria, es muy activa.

'Bang Gang', de Eva Hudson, pero también 'Les huit salopards' ('Los ocho más odiados), de Quentin Tarantino, también están en la mirilla de Promouvoir. Esta organización afirma que el filme de Tarantino tiene escenas chocantes para los adolescentes, sobre todo una larga secuencia de felación, así como imágenes de violencia extrema. La última palabra la tiene la justicia francesa.

Entrevistados: Isabelle Danel, presidenta del sindicato francés de críticos de cine; André Bonnet, abogado de Promouvoir; Chloé Delaporte, profesora de estudios cinematográficos en la Universidad Paul Valéry (Montpellier); Jean Marc Leveratto, sociólogo, especialista en cultura de la Universidad de Lorraine; Rodrigo Arenas, miembro de la Federación de Padres de Alumnos de Francia.

 

 

 

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.