Saltar al contenido principal
Francia

¿Qué contiene la cuestionada reforma laboral que impulsa el gobierno francés?

Sindicatos pidiendo el retiro de la ley El Khomri, el 28 de abril de 2016 en Lyon, Francia.
Sindicatos pidiendo el retiro de la ley El Khomri, el 28 de abril de 2016 en Lyon, Francia. REUTERS/Robert Pratta

A partir de este martes y durante dos semanas, la Asamblea Nacional examina un proyecto de ley de Trabajo, conocido como “ley El-Khomri”. El texto tiene fuertes detractores tanto desde la derecha, que juzga que es insuficiente, como en la izquierda radical y el oficialismo, que estiman que precariza al trabajador.

Anuncios

 

Los legisladores franceses debaten a partir de este martes la reforma laboral impulsada por el gobierno de François Hollande, quien ha supeditado su candidatura a una reelección en 2017 a doblegar el desempleo, que ronda el 10%.

El proyecto, conocido como ley “El Khomri”, apellido de la ministra de Trabajo, cuenta con una fuerte oposición. Hasta cinco mil enmiendas han sido propuestas por los diputados, es decir tantos reparos como generó la ley del matrimonio igualitario.

Hasta una decena de legisladores de la derecha que habían anunciado que apoyarían el proyecto han dado marcha atrás, considerando que las modificaciones introducidas ante la oposición de los sindicatos e incluso dentro del oficialismo le quitaban ambición a la reforma. A estos detractores se ha sumado el colectivo “Nuit Debout” (Noche en Pie), un heterogéneo movimiento de izquierda que vio la luz durante una manifestación contra el proyecto.

Pero ¿qué contiene el texto? Su espíritu es incitar las empresas a emplear más, sobre todo a los jóvenes, que representan el 24% de los desempleados en un mercado laboral donde el 80% de los contratos son por tiempo determinado.

Entre los puntos más litigiosos de la iniciativa está el de facilitar los despidos. Hasta hoy, una empresa podía despedir por motivos económicos si cesaba su actividad o debido a un cambio tecnológico; también si su reorganización era necesaria para sobrevivir, lo que debía probar ante la justicia. Ahora, las condiciones para echar a un empleado por motivos económicos se simplifican: basta con que la empresa atraviese cuatro trimestres consecutivos de merma en sus beneficios o dos trimestres consecutivos de pérdidas.

También cambia la remuneración de horas extras. Cuando se trabaja más de 35 horas por semana, una empresa debe pagar hoy un 25% por las primeras ocho horas suplementarias y 50% por más tiempo. Ahora, podrá negociar con los sindicatos que sólo sea del 10%, el mínimo legal, aunque el acuerdo sectorial sea superior.

Que los acuerdos negociados por las empresas y los sindicatos prevalezcan por sobre los distintos sectores de la industria es definitivamente uno de las aspectos más cuestionados.

Otro de los puntos litigiosos de la “ley El-Khomri” es el de las indemnizaciones en caso de despido. Hasta ahora, éstas eran establecidas por un tribunal. El cambio propuesto era que hubiese un techo fijo para los despidos abusivos, pero ante las protestas, el gobierno defiende ahora un baremo que sirva de referencia para la justicia. Es decir, no será obligatorio.

El gobierno asegura que estas modificaciones otorgarán mayor previsibilidad a las empresas, lo que debería redundar en nuevos contratos de trabajo. Para sus detractores, se trata de precarizar las condiciones de trabajo y una contradicción con las promesas de campaña de Hollande en 2012.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.