Saltar al contenido principal
Francia

El desmantelamiento de la ‘jungla’ de Calais avanza pese a focos de resistencia

Policía en la "jungla" de Calai, el 25 de octubre de 2016.
Policía en la "jungla" de Calai, el 25 de octubre de 2016. REUTERS/Pascal Rossignol

El martes 25 de octubre por la noche, más de 4.000 migrantes habían sido evacuados, hacia centros de acogida. La limpieza de la llamada ‘jungla’ de Calais va a llevar varios días, aunque es necesario convencer a los últimos recalcitrantes, que han provocado incendios.

Anuncios

Con la enviada espeical de RFI a Calai, Alice Pozycki

Patrullas de los servicios del Estado golpean a las puertas de los albergues, abren las ventanas. Escoltadas por la policía, tratan de convencer a los migrantes que aún se encuentra allí de dejar la “jungla”.

Ajmal toma el papel que le tienden, indicando que debe partir. El joven afgano lleva una túnica negra. Su objetivo es ir a Inglaterra. “Si acaban con la ‘jungla’, entonces dormiremos en la calle”, promete.

El joven está convencido: “Si 2.000 personas se niegan a partir, podremos quedarnos aquí. La policía no podrá controlar a 2.000 personas, dirán que nos podemos quedar en la ‘jungla’”.

Los voluntarios tratan de salvar lo esencial antes de la partida

El desmantelamiento de los primeros refugios empieza. Un poco más allá, para las asociaciones empieza la cuenta regresiva. Un voluntario empuja un carrito repleto de mantas. “Hay que tratar de recuperar muchas cosas antes de tener que salir”, explica una mujer.

“Salte tan caro, y hay tanta gente que no tenían dinero y que dieron… Hay que respetar a todos estos chicos que hacen trabajo humanitario, que arroparon a esta gente”, agrega.

Junto a ella, un inglés desmonta una cabaña para recuperar la madera antes de que sea destruida. Durante ese tiempo, desde el inicio de la tarde, de desataron varios incendios en la barriada. Los fuegos se intensificarán durante la noche.

Los bomberos intervienen protegidos por la policía

Al final explotan dos garrafas de gas, obligando a varias personas a alejarse a una franja de 100 metros, una zona franca al oeste del campo al borde de la ruta portuaria.
Un migrante sirio resulta levemente herido por la explosión de una garrafa. Será transportado al hospital por una herida en los tímpanos, según la prefectura de Pas-de-Calais.

Durante la noche, los incendios son combatidos por los bomberos de la región. Los acompaña la policía. ‘No han tirado piedras y tuvimos que intervenir con las fuerzas de policía”, cuenta un bombero en el lugar.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.