Saltar al contenido principal
Francia

Primarias de la derecha: Juppé llega al segundo debate como favorito

Alain Juppé, candidato de Bordeaux y favorito de las primarias de la derecha, 22 septiembre 2016.
Alain Juppé, candidato de Bordeaux y favorito de las primarias de la derecha, 22 septiembre 2016. GUILLAUME SOUVANT / AFP

Alain Juppé, candidato que propone una ‘identidad feliz’, sigue liderando las encuestas para las primarias de la derecha cuando se celebra hoy el segundo debate televisado. El expresidente Sarkozy, segundo en las intenciones de voto en la consulta interna, se presenta como el ‘verdadero hombre de derecha’.

Anuncios

El próximo presidente de Francia será muy probablemente de derecha. Todas las encuestas así lo indican cuando faltan seis meses. El escenario que pronostican los sondeos es el siguiente: 1) eliminación de cualquier candidato de la izquierda en la primera vuelta, 2) segunda vuelta entre el candidato de la derecha y Marine Le Pen, de la extrema derecha. Le Pen sería derrotada sin importar el candidato de la derecha.

Por el lado del oficialista Partido Socialista, se teme una derrota histórica. El libro de confesiones que acaba de publicar el presidente Hollande, escrito con dos periodistas del vespertino Le Monde (“Un président ne devrait pas dire ça”), es considerado por muchos analistas como la estocada final a una eventual candidatura suya a la reelección.

Por eso suscita tanto interés el segundo debate televisado este jueves en la noche entre los siete candidatos a las primarias de la derecha. Cerca de uno de cada tres franceses (37%) planea mirarlo, a pesar de que el primer debate se desarrolló sin sorpresas.

Juppe, el candidato de la 'identidad feliz'

Alain Juppé y Nicolas Sarkozy siguen encabezando las encuestas. La diferencia entre el exprimer ministro y el expresidente varía entre 6 y 10 puntos. Juppé logró ayer el respaldo de una destacada política de derecha, Valérie Pecresse, presidenta de Ile-de-France, la región más importante del país.

Alain Juppé, de 71 años, propone una “identidad feliz”, sin sucumbir al miedo del islam. Con esta línea el alcalde de Bordeaux ya ha conquistado al centro y espera atraer votos del electorado de izquierda, decepcionado de Hollande.

Sarkozy, de 61 años, dirige sus principales ataques contra él. El expresidente insiste en que el verdadero hombre de derecha es él, no Juppé. También critica la alianza de éste con el centrista François Bayrou, al que Sarkozy responsabiliza de su derrota en las presidenciales de 2012 ante Hollande.

No hay que descartar sin embargo sorpresas, en particular del exprimer ministro François Fillon, quien tuvo un buen desempeño en el primer debate.

Los franceses deberán esperar al 27 de noviembre para saber quién saldrá triunfante de las primarias de este campo.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.