Saltar al contenido principal
Francia hoy

Otro caso de crueldad en un matadero francés

Audio 08:31
Captura de pantalla del video difundido por L214 el pasado 3 de noviembre de 2016.
Captura de pantalla del video difundido por L214 el pasado 3 de noviembre de 2016. AFP PHOTO / L214 ASSOCIATION

En Francia, nuevas imágenes de crueldad contra vacas en un matadero reabrieron el debate sobre el sufrimiento animal. Hace unos meses, la asociación de protección de los animales L214 había publicado, con la ayuda de empleados, imágenes aberrantes de varios mataderos donde los animales eran tratados de la peor manera antes de ser abatidos. 

Anuncios

Esta vez, no se trata, como en otras videos, de cerdos chillando a la muerte o asfixiados con dióxido de carbono, sino de imágenes peor aún. Se ve a empleados matando vacas gestantes, antes de tirar a la basura los fetos o los becerros a puntos de nacer.

Indignado por estas prácticas, Mauricio García Pereira, un empleado del matadero de Limoges en el centro de Francia, filmó con una cámara discreta estas imágenes y las publicó con la ayuda de la asociación L214.

Por más insoportable y cruel que sea, el hecho de matar a vacas gestantes no está prohibido por las leyes europeas. Fue precisamente para denunciar este vacío legal que este obrero publicó estas imágenes.

La creciente preocupación por el bienestar animal en varios países europeos ha llevado a varios Estados como Alemania, Suecia, Holanda y Dinamarca a proponer una ley europea para que se prohíba matar a vacas gestantes. Algunas regiones alemanas ya han instaurado esta prohibición.

En Francia la causa animal ya ha obtenido varias medidas para controlar el sufrimiento animal: el ministro de Agricultura propone una ley para elevar el maltrato animal al rango de delito, y propuso medidas para evitar que los pollitos machos sean automáticamente matados en los criaderos de gallinas.

Algunas organizaciones van más allá y piden que la gente reduzca su consumo de carne para evitar la explotación de los animales.

Entrevistado: Mauricio García Pereira, obrero de 47 años de origen español que trabaja en el matadero de Limoges desde hace más de siete años.
 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.