Saltar al contenido principal
Francia

Hollande indulta a una mujer condenada por matar a su marido maltratador

Manifestación en París para pedir el indulto presidencial a Jacqueline Sauvage, el 10 de diciembre de 2016.
Manifestación en París para pedir el indulto presidencial a Jacqueline Sauvage, el 10 de diciembre de 2016. AFP

El presidente francés decidió otorgarle la gracia a Jacqueline Sauvage, tras cuatro años de cárcel y condenada a 10 años de prisión. Su caso se convirtió en un símbolo contra la violencia de género en Francia.

Anuncios

“El presidente de la república estimó que el lugar de la señora Sauvage ya no está en la cárcel, sino con su familia”, de esta manera el Palacio del Eliseo informaba del indulto inmediato y definitivo que el presidente Hollande otorgó a Jacqueline Sauvage una francesa de 69 años, condenada en 2014 a diez años de prisión y a quien el mismo presidente Hollande había otorgado una gracia parcial hace un año y a pesar de lo cual la justicia decidió mantenerla tras las rejas.

El caso de Sauvage conmocionó a la opinión pública francesa y terminó por convertirse en un símbolo en la lucha contra la violencia de género. Jacqueline Sauvage vivió durante 47 años sufriendo las agresiones de un marido maltratador. El 10 de septiembre de 2012, y tras una recibir una serie de amenazas contra su vida y las de sus hijos Sauvage dispara a su marido por la espalda con un fusil de caza, ocasionándole la muerte. La víspera, su hijo Pascal –continuamente golpeado por su padre- se había suicidado. Durante el juicio en su contra se sabrá que sus hijas fueron violadas reiteradamente por su marido y que ella fue víctima constante de malos tratos, físicos y psicológicos. “Nuestro padre está muerto y para mí es un alivio”, declaró durante el juicio una de las hijas de la pareja. A pesar de esto, la justicia francesa no retuvo, en su caso, la figura de legítima defensa.

En octubre de 2014 Jacqueline Sauvage es condenada a 10 años de prisión por el asesinato de su marido. Tras una apelación un nuevo juicio se llevó a cabo en diciembre de 2015, sin que el jurado retuviera la figura de legítima defensa que solicitaban los abogados de la mujer. Los 10 años de cárcel son confirmados.

Es justamente esa nueva condena la que despierta la movilización ciudadana. Cerca de 400.000 personas firman una petición solicitando al presidente Hollande un indulto para Sauvage. Gracia que le es acordada, en forma parcial, en enero de 2016. Hollande, contrario a la utilización del indulto presidencial, pasa así la mano a la justicia, propiciando que la defensa de la mujer pida su liberación condicional, algo que la justicia le niega.

De allí que una nueva tentativa de su activo comité de apoyo se vuelque nuevamente a pedir el indulto presidencial, el mismo que François Hollande terminó anunciando este miércoles.

“Nos provoca un tremendo alivio que Jacqueline Sauvage haya sido finalmente liberada”, dijo a RFI Eleonore Stevenin Morguet, portavoz de la asociación “Osez le féminisme”. A eso agrega: “este caso ha ayudado a una toma de conciencia de que hay muchísimos casos de violencia en Francia. El caso de Jacqueline Sauvage ha generado una amplia movilización, pero lamentablemente creo que eso no se traduce en que el tema de la violencia contra las mujeres se transforme en una prioridad”.

Entre 2010 y 2014 entre 118 y 146 mujeres fueron asesinadas por sus parejas. Cada año 223.000 mujeres son víctimas de violencia conyugal. Según Eleonore Stevenin Morguet, de “Osez le féminisme”, 119 mujeres han muerto en Francia este año víctima de esa violencia.

La ira de los magistrados

El indulto presidencial a Jacqueline Sauvage ha sido bien recibido por la totalidad de la clase política francesa. Desde el Frente Nacional, hasta la izquierda radical. No ha sido el caso de los magistrados. No todos están conformes con el indulto de Hollande a Sauvage, no por el caso mismo, sino por la forma.

“No queremos hacer comentarios sobre el caso particular de Jacqueline Sauvage, pero sobre el derecho a la gracia presidencial consideramos que es una herencia del antiguo régimen. Era una prerrogativa otorgada al rey por derecho divino, entonces no tiene mucho sentido que siga vigente hoy, en 2016, en nuestras instituciones”, dijo a RFI Clarisse Taron, presidenta del sindicato de magistrados de Francia.

Una opinión no compartida por otros jueces que indican que el indulto es un atributo presidencial, incluido en la Constitución.

Carolina Cerda, profesora de derecho constitucional de la Universidad Paul Valéry en Francia nos explica la visión de los magistrados molestos con la medida presidencial: “El indulto siempre fue visto como anomalía en el derecho constitucional, porque fue presentado como una violación de la teoría de separación de los poderes del Estado. Pero lo que hay que entender es que en el caso francés, esa crítica es algo que ha conocido una evolución. Cuando existía la pena de muerte se utilizaba y era algo hasta humanista. Ahora que no existe la pena de muerte los magistrados lo leen como una violación a su independencia”.

También parece chocarles que sea al presidente Francois Hollande, que alguna vez dijo querer suprimir la medida, sea el que ahora la traiga al tapete. “Cuando el presidente Hollande se presentó dijo que no copiaría a sus antecesores y respetaría la independencia de la justicia francesa. Esta decisión específica en el caso de Sauvage marca una oposición del presidente a la decisión tomada dos veces por los jueces”, dijo Cerda, no sin antes aclarar que Hollande sólo ha utilizado este atributo presidencial dos veces durante su mandato.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.