Saltar al contenido principal
Francia hoy

El caso Jacqueline Sauvage

Audio 12:31
Jacqueline Sauvage en el tribunal.
Jacqueline Sauvage en el tribunal. captura vídeo youtube.

En Francia, el presidente Hollande otorgó un indulto a Jacqueline Sauvage, una sexagenaria que acabó matando a su marido violento. La Justicia la condenó a diez años de cárcel pero la gracia presidencial le permitió salir de prisión la semana pasada.

Anuncios

El 10 de septiembre de 2012, Jacqueline Sauvage se peleó con su esposo Norbert. El hombre era un esposo notoriamente violento con su mujer, sus tres hijas y su hijo. La pelea derivó en golpes. El hombre le pegó a su mujer y la amenazó antes de alejarse hacia otra parte de la casa para tomarse un whisky.

Jacqueline afirmó luego que tuvo entonces un relámpago en la cabeza, agarró uno de los fusiles colgados en la pared de la casa y le disparó tres balas en la espalda. El hombre falleció instantáneamente. La mujer llamó a los bomberos y reconoció el crimen.

Durante las declaraciones judiciales, las hijas de la sexagenaria revelaron por primera vez 47 años de sufrimiento de una familia que vivió la tiranía, las humillaciones, los golpes y la violencia sexual del padre. La dominación era tal que ninguna mujer de la familia se atrevió a denunciar los hechos antes del drama.

Dos años después, un tribunal condenó a Jacqueline Sauvage a diez años de reclusión por el asesinato de su marido, una decisión confirmada en apelación.

El veredicto suscitó la indignación. Varias asociaciones feministas recogieron medio millón de firmas para pedir un indulto a Jacqueline Sauvage, y decenas de diputados también pidieron un gesto al presidente de la República.

Finalmente, el 28 de diciembre, François Hollande le otorgó un indulto y ella salió inmediatamente de la cárcel, culpable pero libre.

Para Éléonore Stévenin Morguet, portavoz de la organización francesa Osez le Féminisme, el caso Sauvage es un emblema de la violencia doméstica contra las mujeres: “Queremos expresar nuestro inmenso alivio que Jacqueline Sauvage haya sido liberada, por fin. El caso permitió lograr una toma de conciencia colectiva sobre las violencias contra las mujeres en Francia, pero es una pequeña etapa. Según las organizaciones feministas, en 2016 hubo 118 mujeres que murieron por golpes de sus esposos o novios. El caso de Jacqueline Sauvage permitió una enorme movilización pero este tema aún no es una prioridad. Nosotros pedimos que se creen jurisdicciones especializadas, como en España donde hay magistrados que sólo tratan los casos de violencia de género. Hay que entender bien el mecanismo de dominación que padecen las mujeres golpeadas, para juzgar estos casos de manera equitativa”.

El asesinato de Norbert Marot por su esposa Jacqueline Sauvage suscitó un intenso debate sobre la legítima defensa. Según el derecho francés, la legítima defensa se sustenta en dos criterios: la proporcionalidad del gesto y la simultaneidad. En el caso de Sauvage, los distintos tribunales consideraron que no fue el caso: el hombre no intentó matar a su esposa, y si bien fue violento con ella, la reacción de la mujer fue desproporcionada.

El caso motivó a varios diputados a pedir una reforma del concepto de legítima defensa para que se aplique a las mujeres víctimas de violencia. Según Éléonore Stévenin Morguet, “en Francia la legítima defensa está condicionada por la existencia de un peligro inminente. Nosotros pedimos que se tome en cuenta este criterio en los casos de violencia doméstica. Porque si tomamos en cuenta este criterio, esto bastaría para proteger a las mujeres cuando están en peligro de muerte permanente, pueden ser asesinadas en cualquier momento. Entonces en todo momento están en legítima defensa”.

El indulto del presidente Hollande a la sexagenaria fue saludado al unísono por la clase política y las organizaciones feministas. Además del debate sobre una eventual reforma del derecho a la legítima defensa, otro debate se reabrió: el del uso de la gracia presidencial.

Varios magistrados criticaron el indulto de François Hollande y un sindicato de magistrados calificó el gesto de violación a la independencia de la Justicia. En entrevista con RFI, la presidenta del Sindicato de Magistrados, Clarisse Taron, consideró que se debería limitar el indulto presidencial: “No queremos reaccionar al caso preciso de Jacqueline Sauvage. Pero sobre el tema de la existencia del indulto presidencial, nuestra organización sí tiene cosas que decir: la gracia presidencial es una herencia del antiguo régimen, una atribución que tenía el rey por derecho divino para otorgarle un indulto a un condenado. Esto no tiene mucho sentido en nuestras instituciones en 2016. Ahora bien, que se use el derecho de gracia por motivos de humanidad o de salud, eso nos parece normal. Se podría reflexionar con distancia y sin pasiones sobre este artículo de la Constitución, pero entonces quizás serían necesarios prever otros dispositivos jurídicos para tomar en cuenta situaciones médicas excepcionales como ha sido el caso con condenados liberados porque estaban a punto de fallecer en la cárcel”.

La prerrogativa que autoriza al presidente a indultar a un condenado ha evolucionado. Durante muchos años el derecho de gracia permitió liberar a presos políticos, como un activista anarquista en 1982, condenado por atentado, o activistas ecologistas como José Bové. Sin embargo este derecho fue restringido en 2008 para limitar las facultades del presidente. En Francia el mandatario ya no puede conceder indultos colectivos, ni puede indultar a condenados por terrorismo, racismo o tráfico de droga por ejemplo.

Carolina Cerda Guzmán, profesora de Derecho Constitucional en la Universidad de Montpellier en el sur de Francia, explica que “el indulto es una prerrogativa antigua que tiene el presidente, una tradición que siempre ha sido reconocida por las constituciones francesas con pequeñas excepciones. Permite al presidente modificar los efectos de una pena, pero no permite reconocer a la persona como inocente”.

El presidente Sarkozy otorgó un indulto a 27 reos cuyo comportamiento en la cárcel fue considerado como "ejemplar" en 2008 y luego ya no hizo uso de este derecho de gracia. “El presidente Hollande no ha utilizado de manera frecuente ese derecho; desde el 2012, es solamente la segunda persona en beneficiarse de su indulto”, prosigue Carolina Cerda Guzmán.

Por el momento no se contempla ninguna reforma del indulto presidencial. Sin embargo el caso dramático de la familia de Jacqueline Sauvage dio lugar a una propuesta de ley para declarar "penalmente irresponsables" a las víctimas de violencia doméstica, en caso de que cometan un crimen. La propuesta, aún, no ha sido sometida al voto de los diputados.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.