Saltar al contenido principal
Francia

El ala dura se impone en la primera vuelta de las primarias socialistas

Considerado un "outsider" del socialismo, Benoît Hamon venció en la primera vuelta de las primarias socialistas este 22 de enero.
Considerado un "outsider" del socialismo, Benoît Hamon venció en la primera vuelta de las primarias socialistas este 22 de enero. REUTERS/Jacky Naegelen

Benoît Hamon, representante del ala más radical de los socialistas franceses, se impuso en la primera vuelta de las primarias de ese partido de cara a las presidenciales de abril y mayo. Se enfrentará al ex primer ministro Manuel Valls, visto como el continuador del giro liberal de la impopular administración Hollande.

Anuncios

El ex primer ministro Manuel Valls disputará la segunda vuelta de las primarias del Partido Socialista francés con Benoît Hamon, ex ministro de Educación del gobierno Hollande y representante del ala más a la izquierda de los socialistas. Hamon fue la gran sorpresa de estos comicios al colocarse en el primer lugar con un 35,2% de las preferencias, a tres meses de las presidenciales en Francia.

Hamon, de 49 años, que dejó el gobierno en crítica por el giro liberal dado por la administracion Hollande, logró imponerse con propuestas innovadoras, como la creación de un sueldo universal de 750 euros mensuales para todos los franceses mayores de 18 años. Al confirmarse su victoria, Hamon dijo estar seguro de que “los electores de izquierda votaron por convicción y no por resignación. Ellos decidieron poner la cuestión social y ecológica al frente de un proyecto que mira hacia el futuro. Ese es el sentido de sus exigencias y esperanzas y espero estar a la altura”.

Por su parte Manuel Valls, de 54 años, visto por algunos socialistas como ambicioso, autoritario y amigo de los empresarios, se lanzó a la carrera presidencial apenas en diciembre después de que Hollande, con record de impopularidad optara por no presentarse a la reelección. Valls obtuvo el 31,6% de los votos y al reconocer los resultados, insisitió en la confrontación de las dos izquierdas que esbozó al comienzo de su breve campaña: “una elección muy clara se presenta frente a nosotros y frente a ustedes compatriotas. La elección entre el fracaso seguro o la victoria posible; la elección entre promesas irrealizables y difíciles de financiar o la izquierda creíble que asume la responsabilidad del país”, sentenció.

El exministro de reconstrucción Arnaud Montebourg, también del ala más a la izquierda de los socialistas y quien obtuvo el tercer puesto con un 18,7% de los votos, llamó por su parte a votar por Hamon.

En total entre un millon y medio y 2 millones de votantes, participaron en estos comicios, menos que en las primarias de 2011, y mucho menos que los cuatro millones que votaron en las internas de la derecha en noviembre. Los comicios fueron vistos como un test sobre la buena salud del partido desgastado por la impopularidad del presidente François Hollande.

Con un Partido Socialista agonizante tras cinco años de gobierno socialistas todas las encuestas aseguran que sea quien sea el vencedor de estas primarias no pasaría la primera vuelta de las presidenciales de abril. Los sondeos predicen una pugna entre el ex primer ministro conservador François Fillon, la líder de extrema derecha Marine Le Pen y el exministro de Economía Emmanuel Macron a quien varios parlamentarios socialistas piensan darle su apoyo.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.