Saltar al contenido principal
Elecciones presidenciales 2017

Desbandada en el partido conservador francés por la candidatura de Fillon

François Fillon en su declaración a la prensa el miércoles 1 de marzo de 2017.
François Fillon en su declaración a la prensa el miércoles 1 de marzo de 2017. REUTERS/Christian Hartmann

La decisión de mantener su candidatura a pesar de las problemas con la justicia han provocado que miembros de su equipo como Bruno Le Maire, hasta ayer su consejero en temas europeos abandonara el barco. También el partido centrista de la UDI ha suspendido durante una semana su apoyo al candidato de Les Republicains antes de tomar una decisión definitiva.

Anuncios

El folletín político judicial de los Fillon está perturbando seriamente la campaña electoral francesa para las presidenciales cuya primera vuelta está prevista el próximo 23 de abril. La posible inculpación del candidato conservador François Fillon por los presuntos empleos ficticios que él mismo facilitó a su esposa e hijos y su empeño en mantener su candidatura a la presidencia del país dieron pie en las últimas horas a abandonos desde las filas de su propio partido.

Y es que Fillon había asegurado por activa y por pasiva que si era imputado, abandonaría la carrera. Sin embargo, a diez semanas de los comicios y tras saber que los jueces tienen la intención de inculparlo a mediados de marzo, el ex primer ministro de Nicolas Sarkozy no deja el timón y acusa a los magistrados de “asesinato político”.

Los diputados no le perdonan que "falte a su palabra"

Si bien desde el partido se insiste en que “no hay plan B”, para muchos esta candidatura es indefendible. Es el caso de uno de sus colaboradores más estrechos, Bruno Le Maire, hasta ayer mismo su consejero en asuntos europeos y que ha decidido abandonar la campaña “en nombre del respeto a las promesas”.

No es el único. Entre los diputados se huele la revuelta. La diputada Catherine Vautrin, vicepresidenta de la Asamblea Nacional le ha pedido a Fillon que tire la toalla y que se dedique a defender su honor, mientras que el diputado Sébastien Huygue no soporta que Fillon no respete su palabra. “No se puede decir a los franceses que en caso de imputación se retirará y luego hacer lo contrario”.

A nivel local, el número de alcaldes del partido conservador descontentos es creciente. El de Reims ha anunciado que ya están preparando un llamamiento firmado por varios alcaldes de grandes ciudades francesas para pedir que se retire. “Para mí esto no es un asesinato político, sino un suicidio colectivo, Fillon nos lleva derecho a la derrota”, se lamentó Arnaud Robinet.

Los aliados de los conservadores, los centristas de la UDI, un conjunto de partidos centristas, se toman un tiempo de reflexión de una semana para ver si continúan apoyando a Fillon o se decantan por un respaldo al candidato liberal centrista Emmanuel Macron, que se ha colocado segundo en las encuestas por detrás de la ultraderechista Marine Le Pen.

Los magistrados, indignados con la reacción de Fillon

El descontento es también manifiesto en los círculos judiciales porque Fillon, en su conferencia de prensa de ayer donde anunció que mantenía su candidatura, volvió a arremeter contra los jueces.

El conservador los que acusó de conspirar contra su candidatura y llegó a responsabilizarlos de perpetrar "un asesinato político". Declaraciones irresponsables, según Virginie Duval, presidenta de la Unión Sindical de magistrados franceses.

"Estamos frente a un candidato que ataca el funcionamiento mismo de la justicia y que si llegase a ser presidente tendría que ser el garante de la independencia y del funcionamiento de la autoridad judicial. Cuando un responsable político de este nivel cuestiona la institución judicial, ataca a la República en su conjunto ya que la justicia es uno de los pilares de nuestra democracia”, dijo en declaraciones a RFI Virginie Duval.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.