Saltar al contenido principal
Elecciones presidenciales 2017

Macron, la tercera vía a la francesa

Emmanuel Macron, el candidato de 'En Marche' desvela su programa. Jueves, 2 de marzo de 2017.
Emmanuel Macron, el candidato de 'En Marche' desvela su programa. Jueves, 2 de marzo de 2017. REUTERS/Christian Hartmann

El candidato favorito en los sondeos quiere reconciliar "protección" y "libertad", oscilando entre socialdemocracia y liberalismo. Reforma de la escuela, modernización de la economía, credo europeísta y moralización de la vida pública son los ejes principales.

Anuncios

En las intenciones de voto, el centrista Emmanuel Macron, ex ministro del socialista Hollande, aparece como el favorito para enfrentar y vencer en la segunda vuelta a la ultraderechista Marine Le Pen en mayo próximo.

Desde hace varias semanas, su juventud -tiene 39 años- y el hecho de que es una figura nueva en la política francesa -solo fue consejero del presidente Hollande y luego su ministro de Economía después de años en el mundo privado- atrae cada vez a más franceses. En la entrada de sus mítines, las filas son largas. Muchos acuden para saber más de lo que la prensa presenta como el fenómeno de esta campaña electoral.

Pero el electorado de Macron, que de un gobierno socialista se fue más a una propuesta de centro y defiende ahora la idea de superar el clivaje izquierda-derecha, es volátil. El candidato tiene entonces ahora que convencer en el terreno de las ideas.

Tras revelar su hoja de ruta económica la semana pasada, Macron presentó este jueves el resto de su programa. Un "contrato con los franceses" basado en "la eficacia y la justicia", dijo el ex banquero del Banco de Rothschild.

"Reconciliamos con este proyecto la libertad y la protección", afirmó antes de agregar que "Francia es un país irreformable pero no proponemos reformarlo, proponemos una transformación completa".

Macron promete modificar, en un plazo de diez años, el sistema de pensiones para establecer reglas idénticas para los empleados públicos y privados. En 1995, lo había intentado el conservador Alain Juppé pero tuvo que tirar la toalla ante la protesta social.

Macron también defendió una "discriminación positiva" para que los habitantes de los suburbios pobres puedan acceder a un empleo. Propone una prima de 15.000 euros a quien contrate a una persona que viva en uno de los 200 barrios llamados “prioritarios”. El gobierno de Hollande había puesto en marcha una iniciativa similar que luego abandonó por encontrarla poco eficaz.

En cuanto a la educación, el candidato que oscila entre la socialdemocracia y liberalismo, anunció que si es presidente, creará entre 4.000 y 5.000 puestos de profesores suplementarios. Cabe recordar que a nivel global, quiere reducir 120.000 empleos de funcionarios, sobre todo en las administraciones locales. Además promete una prima de 3.000 euros netos anuales a los profesores que enseñen en las zonas suburbanas más complicadas.

Una ‘gran ley de moralización de la vida pública’

"En todas las profesiones, hay personas que no respetan las leyes y deben ser perseguidas", afirmó el candidato centrista ante la prensa. Pero "no por ello se puede poner en duda a todos nuestros representantes electos."

Para luchar contra este sentimiento de sospecha generalizada, álgido en esta campaña por los presuntos casos de empleos ficticios que afectan a dos candidatos, el ex ministro de Economía de Hollande prometió "eradicar los conflictos de intereses prohibiendo a los parlamentarios realizar paralelamente tareas de consultoría". Si Macron llega al Elíseo, los parlamentarios no podrán contratar a sus familiares con dinero público, una práctica muy habitual. Y se reducirá el número de parlamentarios en un tercio.

El candidato social-liberal, en el centro de las críticas por su tardanza en presentar su programa, asegura que se fiscalizará más la esfera pública. Quiero un presidente y ministros que rinden más cuentas ante el Parlamento, sentenció Macron. "Las reglas tienen que ser las mismas para todos", argumentó. Un dardo dirigido a sus dos adversarios: el conservador Fillon y la ultraderechista Le Pen, ambos con causas pendientes en la justicia.

(con AFP)

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.