Saltar al contenido principal

La implosión anunciada del Partido Socialista francés

El emblema del Partido Socialista francés.
El emblema del Partido Socialista francés. AFP FOTO / GUILLAUME SOUVANT

El partido oficialista en el poder encara la elección presidencial bajo los peores auspicios de su historia, relegado a un quinto lugar en las encuestas y en medio de una guerra fratricida entre sus dos principales corrientes.

Anuncios

El Partido Socialista (PS) francés inspirado por Jean Jaurès y refundado por François Mitterrand se apresta a enfrentar unas elecciones presidenciales que pueden serle letales.

Las encuestas vaticinan, a menos de un mes de los comicios del 23 de abril, que el partido que llevó al poder al actual presidente François Hollande -y no se presenta a su reelección por su impopularidad- terminará en quinta posición, detrás del centrista Emmanuel Macron, la ultraderechista Marine Le Pen, el conservador François Fillon y Jean-Luc Mélenchon, de la izquierda radical.

Estos funestos augurios para los socialistas se ven agravados por el ex primer ministro socialista Manuel Valls, quien anunció el miércoles que votará por Macron en las presidenciales frente al "riesgo de victoria" de la extrema derecha. De este modo, le da la espalda al candidato oficial de su propio partido, a quien se había comprometido a apoyar en las primarias en las que el barcelonés resultó derrotado.

La desazón en el PS es total, al punto que una militante exigió a la justicia que Valls y sus aliados renuncien o le devuelvan los dos euros que pagó en las internas para poder votar.

Lo cierto es que el PS, que supo unir a todo el arco de la izquierda para permitirle llegar al poder a Mitterrand, atraviesa una crisis existencial. Por un lado, se enfrentan dos corrientes: una social liberal y laicista, encarnada por Valls, y otra más ligada al ala izquierda del partido, más receptiva a las reivindicaciones de comunidades de origen extranjero y a la ecología política.

Hamon intentó colmar la fuga del ala derecha del PS hacia Macron mirando a su izquierda. Hizo el miércoles un llamado a los comunistas y sobre todo a Mélenchon, cuya formación de izquierda radical está superando en los sondeos a los socialistas. Sin embargo, en pleno ascenso, Mélenchon rechazó sumarse a una formación que parece condenada.

Esta debacle anunciada del PS francés no parece sin embargo ser una excepción en el panorama político europeo. “Todos los partidos socialistas o los movimientos socialdemócratas europeos están hoy más o menos en crisis y tienen que enfrentar la competencia de movimientos de ciudadanos, de una nueva izquierda como Podemos en España, como Syriza en Grecia, como el Bloco de Esquerda en Portugal, por ejemplo”, explica a RFI Matthieu Trouvé, profesor de historia contemporánea.

Para este especialista existe “también competencia al mismo tiempo de movimientos más centristas como el de Macron en Francia o más populistas como el movimiento Cinco Estrellas en Italia (…) El Partido Socialista tiene un problema de posicionamiento político de conquista de un espacio político ahora en Francia y el próximo congreso del PS va a ser realmente muy importante porque hay realmente un riesgo de implosión del Partido Socialista francés”, señala.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.