Saltar al contenido principal
Francia

Inquietud por eventual segunda vuelta Le Pen/Mélenchon

Afiches de campaña de Marine Le Pen (izquierda) y Jean Luc Mélenchon, París, el 3 de abril de 2012.
Afiches de campaña de Marine Le Pen (izquierda) y Jean Luc Mélenchon, París, el 3 de abril de 2012. ©Reuters.

A once días de la primera vuelta, no se descarta un triunfo de la ultraderechista Marine Le Pen y del candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, dada la espectacular remontada de este último en los sondeos. Una eventual ‘segunda vuelta de los extremos’ inquieta a muchos sectores.

Anuncios

En plena recta final, el presidente Hollande se pronunció este miércoles por primera vez sobre las elecciones.

El mandatario socialista, que renunció a buscar la reelección en virtud del desplome de su popularidad, lanzó una advertencia contra el “peligro” de observar “el espectáculo del tribuno, en lugar del contenido de su programa”, en referencia a Jean-Luc Mélenchon.

En alza constante desde el primer debate televisivo del 20 de marzo, el líder de la izquierda radical y candidato del movimiento ciudadano ‘Francia insumisa’ se encuentra actualmente codo a codo con el candidato conservador François Fillon, con una intención de voto de alrededor 18%, a seis puntos de la dirigente de extrema derecha Marine Le Pen y del centrista Emmanuel Macron, que encabezan las encuestas.

Teniendo en cuenta el importante número de indecisos y el margen de error en los sondeos, cualquiera de estos cuatro candidatos podría calificarse el próximo 23 de abril para la segunda vuelta de las presidenciales.

Mélenchon encabeza la lista de los políticos más populares de Francia, con un 68% de opiniones positivas, lo que significa un aumento de 22% en un mes. Otro sondeo indica que para la mayoría de los franceses es él quien "mejor encarna los valores de la izquierda".

Este hombre, conocido por su fuerte temperamento y su verbo vibrante, ha logrado construir a lo largo de la campaña una imagen sólida. Su programa “radical” incluye la ruptura con los tratados europeos y la salida de la OTAN.

El mandatario francés agregó que la política necesita “renovación” en un velado apoyo a su exministro de Economía, Emmanuelle Macron.

La candidata de una pequeña formación de extrema izquierda, Nathalie Arthaud, del partido Lutte Ouvrière (Lucha Obrera), también alertó a los electores a tener cuidado con “hábiles oradores” como Mélenchon.

El proyecto de Mélenchon preocupa, incluso dentro de la izquierda socialista, en momentos en que su candidato, Benoît Hamon, no logra despegar en los sondeos, estancando en alrededor de 10% de la intención de voto.

Los mercados financieros siguen también de cerca la espectacular subida de Mélenchon, que propone una "revolución fiscal", con un impuesto de casi 100% a los ingresos que sean 20 veces superiores al sueldo medio.

"El riesgo político en Francia ha tomado un nuevo giro desde el fin de semana pasado, con la subida de Jean-Luc Mélenchon en las encuestas", estimó el miércoles en una nota Dembik Christopher, responsable de investigación económica en Saxo Bank.

"Un escenario Marine Le Pen/Jean-Luc Mélenchon en la segunda ronda, aunque no es el más probable, alimenta cierto nerviosismo en los mercados", agregó.

Después del efecto Le Pen, que condujo en febrero a que se amplíen los diferenciales entre la deuda francesa y la alemana, la subida de Mélenchon ha provocado en los últimos días una presión alcista en las tasas de los bonos franceses.

“Estamos en un momento histórico del país”, aseguró el martes el presidente de la patronal francesa Medef, Pierre Gattaz. "No debemos equivocarnos", agregó Gattaz, advirtiendo sobre el riesgo que según él supondría una victoria de Mélenchon o Le Pen.

Para Gattaz, el programa de Mélenchon, “se asemeja” al del fallecido expresidente de Venezuela Hugo Chávez, una comparación que el diario conservador Le Figaro retomó en su portada del miércoles, tildando a Mélenchon de “apóstol de los dictadores revolucionarios”.

Mélenchon, de 65 años, que atrajo a multitudes en sus últimos mítines, está convencido de que se calificará a la segunda vuelta de las presidenciales que se celebrarán el 7 de mayo.

“Vivimos en una sociedad extremadamente rica llena de pobres, con un modo de producción que da asco a todo el mundo (...) Pero las élites no sacan ninguna lección de esto. Es la corte de Versalles que se divierte mientras que el pueblo se muere de hambre. Hemos llegado al límite y soy el síntoma de ello”, afirmó el miércoles este exministro socialista (2000-2002), que creó en 2008 su propio movimiento político, el Partido de izquierda, aliado de los comunistas.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.