Saltar al contenido principal

Las reformas de Macron buscan una inevitable mayoría absoluta

Centro de voto en Carhaix-Plouguem Bretaña. Este domingo a mediodía
Centro de voto en Carhaix-Plouguem Bretaña. Este domingo a mediodía Fred TANNEAU/AFP

 Emmanuel Macron buscará este domingo en la segunda vuelta de las elecciones legislativas una ratificación a su recién estrenado mandato. Más de 47 millones de franceses están llamados a las urnas por cuarta vez en poco más de un mes. Según las proyecciones el partido de Macron sobrepasará la barrera de los 400 diputados e incluso podría llegar a los 450 en la nueva Asamblea Nacional

Anuncios

Todo lo que no sea una mayoría absoluta para el movimiento En Marche del presidente Emmanuel Macron sería una gran sorpresa este domingo en Francia. Algunos analistas entienden que la segunda vuelta de estos comicios legislativos se han convertido en una especie de plebiscito sobre la propia figura presidencial y que lo que está en juego es saber la potencia de su victoria. ¿Hasta qué punto será aplastante y anulará a la oposición? Es la pregunta que las proyecciones empezarán a responder a partir de las 20h hora local cuando se cierren las urnas en las grandes ciudades y arranque un escrutinio que, a diferencia de otras ocasiones, tiene poco de emocionante.

Más de 47 millones de franceses están llamados a las urnas por cuarta vez en poco más de un mes. Un hartazgo que puede hacerse sentir en una alta cifra de abstención, que también juegue en contra de los otros partidos. Sólo los electores de Macron parecen movilizados y un alto porcentaje de franceses no convencidos por Macron, tampoco sienten su identificación con ninguna de las otras ofertas políticas que les motiven para desplazarse a votar.

Según las proyecciones el partido de Macron sobrepasará la barrera de los 400 diputados e incluso podría llegar a los 450, muy por encima de la cifra fijada para obtener una mayoría absoluta: 289 escaños sobre el total de 577 que tiene la Asamblea Nacional. Con estos resultados, Macron tendría vía libre para aplicar sin obstáculos su vasto programa de reformas económicas con las que espera sacar a Francia del estancamiento.

Si se confirman estos pronósticos, la ola de renovación en la Asamblea Nacional será inédita ya que la mitad de los candidatos de "En Marcha!" nunca han ocupado cargos electos. Entre los nuevos diputados habrá caras sorprendentes de la sociedad civil como una torera, un matemático con estética barroca, un sociólogo del tiempo libre o una estudiante en prácticas. No todos tienen su escaño asegurado, pero sus perfiles han llamado la atención de los medios de comunicación.

Según los sondeos, las dos grandes formaciones clásicas del país, Los Republicanos y el Partido Socialista, que se alternaban en el poder desde hace décadas, sufrirán un duro revés. Particularmente grave podría ser el caso de los socialistas, hasta ahora con mayoría en la Asamblea que pasarán a ser un grupo minoritario y fragmentado con varias tensiones internas. Los conservadores se mantendrán como primera fuerza opositora a Macron pero reduciendo en decenas de diputados su grupo actual. Tampoco los partidos más contestatarios como el ultraderechista Frente Nacional o el izquierdista Francia Insumisa saldrán bien parados de esta cita con las urnas. La formación de Le Pen sólo obtendría entre 1 y 5 escaños mientras que la de Jean-Luc Mélenchon espera arañar los 15 diputados para configurar grupo propio en el nuevo hemiciclo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.