Saltar al contenido principal
Francia

Macron asegura que no habrá una nueva ‘jungla’ en Calais

Emmanuel Macron conversa con un migrante sudané en el centro de Croisilles al lado de Calais.
Emmanuel Macron conversa con un migrante sudané en el centro de Croisilles al lado de Calais. REUTERS/Michel Spingler

El presidente francés afirmó desde el norte de Francia que no permitirá que se cree un asentamiento de migrantes como el desmantelado en 2016. El mandatario defendió su proyecto de ley para reformar la política de migración y el derecho de asilo, un texto criticado tanto por la derecha como por la izquierda.

Anuncios

El presidente francés Emmanuel Macron justificó este martes en Calais, frente a las costas de Inglaterra, su política migratoria. A dos días de una cumbre franco-británica con Theresa May, que se celebrará en el sur de Reino Unido, el mandatario quiso enviar un mensaje firme a Londres.

“De ningún modo dejaremos que vuelva a constituirse una nueva ‘Jungla’ de Calais”, dijo, aludiendo al inmenso campamento cerrado 14 meses atrás, en donde vivían hacinados cerca de 8.000 migrantes con el objetivo de ir hasta Reino Unido. Hoy, entre 350 y 500 migrantes, según el Estado, siguen en Calais.

Al mismo tiempo, el jefe de Estado buscó mostrarse compasivo en momentos en que las asociaciones que apoyan a los migrantes cuestionan la dureza de la política migratoria y el accionar de las fuerzas del orden.

“No puedo dejar que se afirme que las fuerzas del orden ejercen violencias físicas o confisquen los efectos personas” de los migrantes, o “utilicen gases lacrimógenos en los expendios de agua”, agregó, alertando que “si esto se prueba, será sancionado”.

Además, Macron prometió que el Estado “se hará cargo” de la distribución de comida a las migrantes, un servicio que hoy está a cargo de asociaciones, de las cuales algunas se han negado a reunirse con el mandatario en la tarde del martes.

Por otro lado el presidente francés llamó a todas las asociaciones a mostrarse “responsables” y cuestionó que “alienten a estas mujeres y hombres a quedarse, a instalarse en la ilegalidad, incluso de pasar” a Gran Bretaña.

Macron defiende una política de equilibro que distingue entre los refugiados políticos y los económicos. Dice querer un mejor tratamiento de los pedidos de asilo de quienes huyen perseguidos en su país de origen, mientras aboga por mayor firmeza entre quienes no cumplen con los requisitos, facilitando su expulsión.

El número de “sin papeles” es Francia es de alrededor de 300.000 personas, según el ministerio del Interior. El último año, el número de personas a las que se le ha negado la entrada al país pasó de 45.000 a 85.000, según esta fuente.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.