Saltar al contenido principal

Macron enfrenta la mayor protesta carcelaria en 25 años

Manifestación en la cárcel Baumettes, en Marsella, el lunes 22 de enero.
Manifestación en la cárcel Baumettes, en Marsella, el lunes 22 de enero. REUTERS/Jean-Paul Pelissier

Se completan hoy diez días desde el inicio de las protestas del personal penitenciario en numerosas cárceles a raíz de una agresión con arma blanca de un islamista que dejó tres guardias levemente heridos. Las fuerzas del orden se han visto obligadas a intervenir para desbloquear algunas prisiones.

ANUNCIOS

Las fuerzas del orden tuvieron que intervenir este miércoles para desbloquear la entrada de la prisión de Fresnes donde se encuentra Jawad Bendadoud, arrendador del apartamento donde se alojaron dos de los terroristas que cometieron los atentados del 13 de noviembre, y cuyo proceso se celebra hoy.

En este momento no hay negociaciones entre el ministerio de Justicia y los tres principales sindicatos (Ufap-Unsa Justicia, CGT-Pénitentiaire y FO-Pénitentiaire) ya que éstos se levantaron ayer de la mesa de negociaciones juzgando que las propuestas del gobierno son insuficientes.

El gobierno ha propuesto crear 1.100 puestos de guardias penitenciarios en cuatro años, un nuevo régimen de detención para los reos “radicalizados” (la gran mayoría islamistas) y mejorar la imagen de la profesión.

Los sindicatos, por su parte, pidieron gestos “concretos” para levantar las protestas, las más graves en el sector penitenciario en Francia desde hace 25 años.

Además de mejoras salariales, los agentes reclaman más medios - 2.500 puestos están vacantes, según ellos -, mejores equipamientos – pistolas eléctricas Taser y perros de defensa por ejemplo - y la creación de centros penitenciarios a escala humana, dedicados a recibir a los presos por terrorismo.

El retorno de los yihadistas franceses detenidos en Siria e Irak es un motivo de preocupación para los años que vienen.

130 de las 188 cárceles francesas han sido afectadas por este movimiento de protesta que se desató tras una violenta agresión contra guardias en el norte del país.

Francia es además regularmente criticada por las condiciones pésimas y la sobrepoblación de sus prisiones. Según el Consejo europeo, la tasa de suicidio en las cárceles francesas es casi dos veces superior a la media europea.

En la mayor prisión de Francia, y de Europa, la de Fleury-Mérogis (cerca de París), unos 150 guardias montaron hace unos días una barricada con neumáticos delante del ingreso para impedir el acceso al personal no huelguista. La policía disparó gases lacrimógenos.

El jueves, en esta prisión 123 detenidos se habían negado a regresar a sus celdas.

A pesar de que las negociaciones comenzaron el martes por la noche y la promesa de un plan para las prisiones del presidente Emmanuel Macron, los sindicatos decidieron mantener la medida de fuerza.

La tasa de ocupación de las cárceles francesas alcanza un 140%, según cifras oficiales.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.