Saltar al contenido principal

La lucha contra Daesh se prolonga en las cárceles francesas

Manifestación el 25 de enero ante la prisión de Nacy-Maxéville.
Manifestación el 25 de enero ante la prisión de Nacy-Maxéville. JEAN CHRISTOPHE VERHAEGEN / AFP

La protesta del personal penitenciario en Francia, la mayor en 25 años, cumple dos semanas sin que se vislumbre una solución. El conflicto se desencadenó por varias agresiones contra guardias a manos de presos islamistas, varios de ellos ex combatientes de Daesh, conocidos como presos ‘radicalizados’.

ANUNCIOS

Los guardias están en primera línea del combate contra algunos ex combatientes del grupo Estado Islámico (EI) que han demostrado su voluntad de continuar su lucha en las prisiones francesas, a pesar de las derrotas que ha sufrido el grupo yihadista en otros frentes.

La razón de los bloqueos sucesivos en la entrada de las prisiones francesas desde mediados de enero no es solamente para pedir aumento de salarios sino también mejores condiciones de trabajo, en particular mayor seguridad.

“Hace un tiempo, cada mañana tenía miedo de encontrarme a un preso ahorcado en su celda. ¿Sabe qué temo hoy? Que me ahorquen a mí, que me decapiten, que me entierren un cuchillo por la espalda en nombre del Islam y de Daesh. Todos los días cuando voy muy asustado a trabajar”, dijo un guardián al semanario Paris Match.

El periodista de RFI, David Thomson, uno de los mayores conocedores del yihadismo en Francia, concedió una entrevista al diario Le Figaro donde evoca la problemática de los yihadistas presos en este país.

El reportero, autor del libro “Les revenants”, explica al diario que el grupo Estado Islámico “ya no tiene lo que constituía su fuerza: el control territorial, el cual les permitía decirle a sus partidarios que la utopía de una ciudad ideal para todos los musulmanes sí existía”.

Hoy, el grupo EI ha vuelto a tomar su forma inicial, la que tenía antes de 2012, es decir, “un movimiento terrorista clandestino”. Ahora bien, según Thomson, sus llamados a cometer atentados “siguen presentes en la mente de sus partidarios. Y éstos se encuentran mayoritariamente en las cárceles francesas”.

Uno de estos yihadistas que ha regresado de combatir en Siria le confiaba lo siguiente: “¡Salí de Siria para escapar de Daesh, y me volví a encontrar con Daesh en (la cárcel francesa) de Fleury-Mérogis!”.

Thomson resalta otro problema que constituye un enorme reto para las autoridades francesas.

“Los yihadistas tienen la memoria larga y son muy pacientes, sobre todo cuando están en prisión. Éste no es el caso en cambio de la justicia francesa. Se estima que más del 50% de los detenidos terroristas ya condenados deben salir en principio de aquí a 2020. En el corto plazo, la intensidad de la amenaza terrorista es por tanto menos fuerte en Francia pero temo que esto pueda dejar de ser el caso a largo plazo”.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.