Saltar al contenido principal
Francia hoy

Viaje en un tren francés amenazado

Audio 20:48
El informe Spinetta contempla el fin progresivo del estatuto de los trabajadores de los ferrocarriles y 9 mil kilómetros de líneas ferroviarias regionales.
El informe Spinetta contempla el fin progresivo del estatuto de los trabajadores de los ferrocarriles y 9 mil kilómetros de líneas ferroviarias regionales. REUTERS/Christian Hartmann

[REPORTAJE] Como dinamita sobre los rieles le ha caído a parte de la sociedad francesa la propuesta de reforma del servicio ferroviario nacional (SNCF) impulsada por el gobierno de Emmanuel Macron. Sindicatos y movimientos sociales levantan una barricada para evitar una liberalización del gigante público.

Anuncios

Siguiendo la consigna lanzada desde Bruselas de « abrirse a la competencia », el gobierno francés ha diseñado una propuesta de reforma del Servicio Nacional de Caminos Ferroviarios (SNCF) contenida en el llamado "Informe Spinetta". Un espinoso texto que traza la hoja de ruta para transformar la empresa pública ferroviaria en sociedad anónima, primera estación del tren de la privatización.

El informe también contempla el fin progresivo del estatuto de los trabajadores de los ferrocarriles y la supresión de los trenes de cercanías, conocidos con el nombre de TER, Tren Expreso Regional. Estas líneas de corta distancia garantizan la cohesión social y el desarrollo regional en un pais como Francia cuyos territorios, a excepción de la región parisina y las grandes ciudades, presentan una escasa densidad urbana.

Si el informe del ejecutivo es aplicado al pie de la letra, 9000 kilómetros de líneas

de trenes regionales dejarían de andar definitivamente por sus rieles en todo el país. La crueldad de la medida se ensaña particularmente con los trenes del departamento de Perigord o Dordoña, en la región de Nueva Aquitania, la tercera más grande del pais, donde no quedaría funcionando un solo tren de cercanías.

Además de las personas mayores que ocupan una franja importante de la población de Perigord y que no pueden conducir automóviles, el resto de los habitantes de estas comarcas también requieren cotidianamente de los trenes regionales para desplazarse a los lugares de trabajo, los liceos de secundaria o los centros administrativos.

Las lineas de cortas distancias son igualmente necesarias para el transporte de mercancías de manera que se reactive la actividad económica en el territorio. Suspenderlas conlleva a un proceso de aislamiento, despoblamiento y retroceso económico que ya padece la región. Pero, bajo el argumento de que no son rentables, el gobierno Macron propugna por cerrarlas e incentiva el transporte vehicular de pasajeros y carga por carreteras y autopistas.

Este reportaje es un periplo en uno de estos trenes expresos regionales, TER, en via de extinción. Viajaremos hasta Perigueux, capital administrativa y financiera de Dordoña, para indagar qué piensan los usuarios de la amenaza que se cierne sobre sus trenes. Encontraremos en la ruta a trabajadores ferroviarios, líderes sindicales y representantes del gobierno regional que también nos dan sus puntos de vista. Unos y otros temen quedar condenados al aislamiento con la supresión de las lineas de corta distancia, critican un sistema de ferrocarriles deficiente y costoso y defienden el servicio público francés.

>> Lea también: "Sindicatos del ferrocarril francés anuncian huelga larga y dura"

Datos para tener en cuenta:

  • La ley LOTI de 1982 sobre la Orientación de Transportes Interiores establece que todas las personas en Francia tienen derecho a desplazarse en condiciones de acceso razonables de calidad y precio.
  • En Francia, el 90 % de gastos de transporte por carretera lo pagan los contribuyentes con sus impuestos pero la gestión y las ganancias está en manos de empresas privadas que, además, se benefician de millonarias exenciones en las cargas impositivas.
  • Las infraestructuras de las carreteras cuestan más de 16 mil millones de euros anuales en inversión y explotación, cifra paga, casi en su totalidad, por los contribuyentes.
  • 95% de las emisiones gases con efecto invernadero en Francia proviene del transporte vehicular. 130 millones de toneladas de CO2 anuales emanan de las carreteras y autopistas francesas. Cada año, las partículas finas y de ozono, dos de los principales contaminantes, causan la muerte a 45 mil personas en el país.
  • La nacionalización de los ferrocarriles es un logro del Consejo Nacional de la Resistencia, CNR, que tras la Liberación y con una economía arruinada por la guerra, tomó un serie de medidas para refundar una República justa y democrática. Entre 1944 y 1946, se creó la seguridad social, se estableció la Función Pública y se nacionalizó la energía, el gas, gran parte de la banca, los correos y empresas emblemáticas como Renault y Air France. Un pacto social que garantizó por décadas un Estado de bienestar al pueblo francés.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.