Saltar al contenido principal
París América

‘Mayo del 68 liberó la palabra’: Alfredo Gómez Müller

Audio 26:42
Mai-68 face aux barricades, côté police
Mai-68 face aux barricades, côté police AFP / Jacques Marie

El balance para la educación de Mayo del 68 es ‘globalmente negativo’ nos dice en este programa el filósofo André Compte-Sponville porque los estudiantes consideraban ‘toda autoridad como fascista’ y ‘la disciplina decayó’. En cambio su colega Álfredo Gómez Müller estima que Mayo del 68 liberó la palabra.

Anuncios

Par hablar de ‘Mayo del 68’ invitamos al periodista y escritor cubano Jacobo Machover y al filósofo colombiano Alfredo Gómez Müller. También entrevistamos a los franceses André Comte-Sponville (filósofo) y a Pascal Bruckner (ensayista y escritor).

En las calles, Mayo del 68 fueron barricadas y gases lacrimógenos, autos incendiados y enfrentamientos de los estudiantes con los policías que dejaron centenares de heridos.

En los muros de las universidades, de otro lado, se escribieron originales y brillantes consignas que anunciaban un mundo nuevo. Éste no llegó en la política, pero sí en lo cultural.

En el campo de la educación, sin embargo, algunos estiman que el legado del Mayo francés es “globalmente negativo”. Esto es lo que afirma el filósofo francés André Comte-Sponville.

“Tengo muy buenos recuerdos de Mayo del 68. Es una de las épocas más felices de mi vida. Pero ese movimiento libertario, espontaneísta, anti-autoritario, causó estragos en las instituciones educativas. Porque de repente muchos jóvenes se convencieron de que toda autoridad era fascista. La disciplina de los estudiantes decayó. Hubo por tanto una pérdida de autoridad de los profesores”.

Alfredo Gómez Müller piensa en cambio que esta posición es “simplificadora, una caricatura”. Mayo del 68, en cambio, “libera la palabra”, según él.

Ese movimiento “marca la ruptura con un mundo vertical y autoritario en el que el alumno no puede hablar, sino que tiene que repetir. Los estudiantes comienzan a hablar en las aulas y se atreven a cuestionar el discurso del profesor”, subraya.

Gómez Müller no cree tampoco que “se pueda atribuir a Mayo del 68 los fenómenos de violencia actuales y la pérdida de autoridad. Hay otros fenómenos que explican esto, entre otros, la vida social en los barrios periféricos, la exclusión social, el racismo, la pérdida de horizontes. Esta sociedad no genera horizontes, sentidos, sino una mentalidad cerrada, vivimos en la clausura. Como decía Marcuse, incluso antes de Mayo del 68, vivimos una sola dimensión, la del consumo, de lo material”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.