Saltar al contenido principal
Francia hoy

El controvertido legado de Mayo del 68 en Francia

Audio 12:13
El Quartier latin de París el 6 de mayo del 68 durante los enfrentamientos entre policías y estudiantes.
El Quartier latin de París el 6 de mayo del 68 durante los enfrentamientos entre policías y estudiantes. AFP

Ante las transformaciones sociales radicales que conllevó el Mayo del 68, todo un sector de la sociedad francesa manifestó su rechazo a las revueltas y hoy en día, medio siglo después, cuestiona la herencia de la primavera francesa. Exploramos con testigos e intelectuales esta faceta del 68 que pocos conocen. 

ANUNCIOS

"En la escuela de chicas, teníamos prohibido llevar el pelo suelto, llevar zapatillas, pantalones y hablar con chicos", recuerda Martine Billard, ex diputada de izquierda, quién, durante el Mayo francés, tenía 16 años.

Así era Francia en el 68: un país conservador, guiado por una moral cristiana restrictiva que impedía toda clase de encuentros, incluso amistosos entre muchachos y muchachas.

Un país en el que las mujeres y los jóvenes no tenían voz en sus centros

educativos. Un país en el que la vida política se limitaba a la figura paterna del General y presidente Charles De Gaulle, el héroe de la Resistencia contra la Alemania nazi.

En tan solo unas semanas en mayo y junio del 68, la movilización de los estudiantes y de los trabajadores sacudió un país que "se aburría", según palabras del periódico Le Monde de la época.

El impacto más inmediato de la movilización fue en las fábricas. A nivel laboral, tras 3 semanas de huelga general que paralizó el país, los trabajadores obtuvieron una serie de mejoras y se institucionalizaron las secciones sindicales en las empresas.

Las empresas no fueron los únicos espacios de la sociedad en democratizarse. En las escuelas se crearon instancias representativas que incluían por primera vez a delegados de alumnos y de sus padres de familia.

El destino de los "sesenta y ochenteros"

¿Dónde ha ido a parar la generación del 68, nacida en la post guerra? Un grupo de historiadores y sociólogos coordinados por Olivier Filleule de la Universidad de Lausanne (Suiza) investigó el destino de cientos de jóvenes involucrados en el mayo francés. Y contrariamente a Daniel Cohn Bendit o Henri Weber, los íconos de la revolución estudiantil que son ahora figuras del mundo mediático y político francés, gran parte de los jóvenes del 68 siguieron su activismo, pero de forma más individual, explicó a RFI la socióloga Mathilde Pette, quien participó en la investigación.

El rechazo del legado del 68

El sector conservador de la sociedad francesa sin embargo se alzó para poner coto a la efervescencia social. El 30 de mayo del 68 en una manifestación gigante en los Campos Elíseos de Paris, miles de personas ratificaron su apoyo al general de Gaulle que ganó las elecciones anticipadas unas semanas después, con la promesa de conservar el "orden".

A 50 años del 68, su legado sigue causando controversias ideológicas. Varias voces muy críticas consideran que el 68 es la fuente de todos los males de Francia.

►► Hacer clic en la foto principal arriba para escuchar este reportaje completo en versión audio o aquí: 

Durante su primera campaña presidencial en 2007, Nicolas Sarkozy llamó a "liquidar" el legado del 68, una época que generalizó el relativismo moral, según él. A su voz se suman las de algunos protagonistas del 68 que consideran que el movimiento se perdió en su radicalidad.

"Tengo muy buenos recuerdos de esas semanas de mayo y junio de 1968. Ha sido uno de los momentos más felices de mi vida. Pero hay que reconocer que esa corriente libertaria, espontaneista, anti-autoritaria, perjudicó nuestras instituciones. Porque no hay enseñanza sin autoridad. Antes del 68, era una evidencia que el profesor manda y los alumnos obedecen. Eso era lo normal. De repente, sin embargo, muchos jóvenes comenzaron a considerar que toda autoridad era fascista", recuerda el filósofo francés André Comte Sponville.

"En el mejor de los casos, el cuestionamiento de la autoridad deriva en la autodisciplina. Y si la autodisciplina no se aplica, es el caos. Y el caos fue, obviamente, lo que pasó. Aunque no fue sistemático, sí se debilitó la disciplina, hubo una pérdida de autoridad. Pienso entonces que el balance global del 68 es negativo en materia de eficacia de la educación”, constata, con cierto escepticismo, a 50 años de aquella revolución.

"Prohibido prohibir"

En materia de revolución sexual, el 68, que coincidía con el movimiento hippie, permitió que los franceses se liberaran del corsé moral que estigmatizaba a las mujeres divorciadas, a los homosexuales, a las relaciones extramatrimonial. "Gozar sin límites" decía uno de los grafitis del 68 en París.

Un lema que rebate el filósofo Pascal Bruckner: "Rápidamente hubo desde el fin de los años 60 se desarrolló un nuevo dogma político sexual que, a nombre del espíritu del 68, quería imponer un nuevo modo de vida que rompía con el orden burgués. Entre otras cosas, está el terrorismo del orgasmo: la idea que hay que gozar según sus pulsiones, so pena de ser un mal ciudadanos. Con el 68 surgieron nuevas reglas como el individualismo que desemboco en el narcicismo, la revolución sexual y sus obligaciones autoritarias o la destrucción de los sentimientos, muchas cosas que fueron criticadas por los filósofos y los sociólogos."

El 68 dio lugar también a una serie de experimentos educativos, sentimentales, de vida colectiva, cuya radicalidad caía a veces en una nueva forma de opresión, como niños abandonados en comunidad alejadas de las ciudades.

Pese a estos excesos, el Mayo francés permanece aún en la memoria colectiva como una época necesaria. Según una encuesta de opinión de la empresa Harris interactive en 2018, casi el 80% de los encuestados evalúa positivamente el movimiento social de aquellos años, necesario para acabar con un modelo de sociedad anticuado que una mayoría consideraba como obsoleto.

►► Descubra toda nuestra programación especial sobre el 'Mayo francés', aquí.

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.