Saltar al contenido principal
FRANCIA / BENALLA

Tres policías detenidos por el caso Alexandre Benalla

Alexandre Benalla y Emmanuel Macron en el Salon de la agricultura Salon de l'agriculture, marzo 2018.
Alexandre Benalla y Emmanuel Macron en el Salon de la agricultura Salon de l'agriculture, marzo 2018. Christophe Ena/AP

Tres policías fueron detenidos este sábado por haber transmitido indebidamente imágenes de video seguridad a Alexandre Benalla, un colaborador de la presidencia francesa detenido por golpear a varios manifestantes, haciéndose pasar por un policía antimotines. El caso podría tener serias consecuencias políticas para Emmanuel Macron. El ministro del interior Gérard Collomb por su parte comparecerá este lunes ante una comisión parlamentaria.

Anuncios

"Están intentado camuflar un asunto de Estado con un despido tardío", dijo Laurent Wauquiez, el líder del partido de oposición Los Republicanos, en una entrevista publicada el sábado por el diario Le Figaro. "Emmanuel Macron deberá rendir cuentas a los franceses", añadió.

"Si Macron no da explicaciones, el caso Benalla se convertirá en el caso Macron", escribió por su parte en Twitter Marine Le Pen, la presidenta del partido de extrema derecha Reagrupamiento Nacional.

El caso de Alexandre Benalla, antiguo guardaespaldas de Emmanuel Macron y hasta el viernes colaborador del Eliseo, está tomando cada vez más relieve e implicaciones políticas.

Aunque Alexandre Benalla, que ejercía funciones de seguridad en la presidencia francesa, fue despedido el viernes, la crisis política continúa. Tres polícias han sido ahora detenidos por haber enviado imágenes ilegalmente a Benalla.

Por su parte el domicilio de Alexandre Benalla, en Issy-les-Moulineaux, en las afueras de París, fue registrado este sábado. El colaborador del presidente francés Emmanuel Macron está detenido desde el viernes.

En un intento de apaciguar uno de los peores escándalos de su mandato, el presidente francés Emmanuel Macron le despidió el viernes. Pero las cosas lejos de apaciguarse, toman cada vez un mayor relieve político.

El caso estalló con un vídeo publicado esta semana por el diario Le Monde en el que Benalla aparece golpeando violentamente a un manifestante que se encontraba en el suelo, rodeado por agentes antidisturbios, durante una manifestación el 1 de mayo en París.

En las imágenes Benalla lleva un casco y un brazalete con la mención "policía", que solo los agentes están habilitados a usar.

En el polémico vídeo, Benalla aparece golpeando violentamente a un manifestante que se encontraba en el suelo, rodeado por agentes antidisturbios que no reaccionan al respecto. Benalla después se retira simplemente de la escena.

Alexandre Benalla está acusado de actos de violencia en reunión por parte de una persona encargada de una misión de servicio público, usurpación de cargo y uso ilegal de insignias reservadas a la autoridad pública, y complicidad en el desvío de imágenes de cámaras de vigilancia.

Benalla, de 26 años, y Vincent Crase, un empleado del partido presidencial, fueron detenidos el viernes acusados entre otros de violencia y usurpación de funciones.

Un segundo video, publicado el viernes, muestra con más detalle a Benalla empujando a una chica por el cuello y luego a pegando a un joven durante la manifestación.

El presidente francés Emmanuel Macron y su guardaespaldas Alexandre Benalla en Le Touquet, Francia, el 17 de junio del 2017.
El presidente francés Emmanuel Macron y su guardaespaldas Alexandre Benalla en Le Touquet, Francia, el 17 de junio del 2017. REUTERS/Philippe Wojazer

Antes de ser despedido Alexandre Benalla era adjunto del jefe de gabinete de la presidencia y se ocupaba de tareas de seguridad. Su imagen aparece en varias fotos acompañando al presidente en actos públicos.

Pero Benalla no forma parte de la policía ni del cuerpo de agentes antidisturbios. De ahí la polémica del porqué llevaba el casco e insignias de este cuerpo policial.

Por su parte el ministro del Interior, Gérard Collomb, comparecerá el lunes ante una comisión de la Asamblea Nacional para explicar el caso, anunció la presidenta de esa comisión, Yaël Braun-Pivet de LREM (La República en Marcha), el partido de Macron.

Silencio presidencial

La oposición acusa al gobierno de haber querido esconder el caso y tanto la derecha como la extrema derecha han pedido la comparecencia del presidente en persona.

Cuando el Elíseo conoció los hechos en mayo suspendió a Benalla pero no lo despidió hasta el viernes 20 de julio, como consecuencia de la revelación pública del caso.

Pero hasta ahora Macron no ha comentado el caso, que ocupa todas las portadas de la prensa francesa.

La detención de Benalla fue prorrogada este sábado, igual que la de Vincent Crase.  Además tres policías fueron detenidos por transmitir imágenes de videovigilancia a Benalla.

Por otra parte la prensa aseguró que Benalla iba a casarse este sábado y que tuvo que anular su boda.

(Con la AFP).

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.