Saltar al contenido principal
Francia

Macron asume su responsabilidad en el escándalo sobre su guardaespaldas

El presidente francés Emmanuel Macron,  el 17 de julio de 2018 en París.
El presidente francés Emmanuel Macron, el 17 de julio de 2018 en París. GONZALO FUENTES / POOL / AFP

En su primera declaración pública ante la peor crisis desde que llegó al poder, el presidente francés se hizo cargo de haber confiado en su responsable de la seguridad Alexandre Benalla, quien atacó a manifestantes usurpando indumentaria policial, y de la suspensión del colaborador. La imagen del mandatario en su peor momento.

Anuncios

Después de casi una semana de silencio en la que el escándalo se fue amplificando, el presidente francés salió este martes a defenderse.

“El responsable soy yo, solo yo", sostuvo ante diputados de su partido, en referencia a Alexandre Benalla. Este hombre de 26 años responsable de la seguridad presidencial atacó el 1° de mayo a dos manifestantes para disipar una protesta en una plaza parisina el 1 de mayo, portando un casco y brazalete de policía, pero el caso salió a la luz el miércoles pasado, después de que el diario Le Monde difundiera un video filmado por testigos.

Benalla, que inicialmente había sido sancionado con una suspensión de 15 días sin sueldo, fue despedido e imputado por violencia en reunión y usurpación de funciones después de que la prensa destapara el caso, casi tres meses después de los hechos.

"Quien estuvo al tanto y validó la orden, la sanción de mis subordinados, soy yo y nadie más. Lo que nos condujo aquí no es la República de los fusibles, no es la República del odio", recalcó el presidente.

"Lo que pasó el 1 de mayo [...] es grave, serio y para mí fue una decepción, una traición", reconoció el jefe del Estado.

Con un tono ofensivo, Macron buscó echar por tierra tanto las críticas de la oposición sobre los privilegios, las funciones atribuidas al colaborador e incluso su relación personal con el mandatario.

"Alexandre Benalla jamás tuvo consigo los códigos nucleares, Alexandre Benalla jamás ocupó una vivienda de 300 m² [en el barrio parisino de] Alma, Alexandre Benalla jamás ganó 10.000 euros, Alexandre Benalla jamás ha sido mi amante”, enfatizó Macron.

De este modo, el presidente francés sale al cruce de la peor crisis desde que asumió el poder, haciendo campaña sobre la necesidad de una “república irreprochable”.

La crisis ha dejado una marca profunda en la opinión pública. Según una encuesta Ipsos publicada este martes, la popularidad del mandatario se ubica en 32%, su nivel más bajo desde septiembre de 2017, período de las manifestaciones contra su polémica reforma laboral.

"Pensábamos que el Elíseo con Macron era un modelo de organización eficaz y descubrimos de golpe enormes problemas de funcionamiento", explicó el politólogo Bruno Cautrès.

Este caso "marcará un antes y un después para Emmanuel Macron", añadió el especialista del Centro de Investigación Política del centro universitario Science Po.

Con AFP

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.