Saltar al contenido principal

¿Qué quieren los ‘chalecos amarillos’?

"Chalecos amarillos" protestan en Limoges, en el centro de Francia.
"Chalecos amarillos" protestan en Limoges, en el centro de Francia. ©PASCAL LACHENAUD/AFP

El movimiento que mantiene un pulso con el gobierno de Emmanuel Macron se ha estructurado con ocho “comunicadores oficiales” y ha presentado una demanda con dos puntos esenciales: “bajar todos los impuestos” y la creación de una “asamblea de ciudadanos” para debatir la política ecologista.

Anuncios

Veinticuatro horas después de protagonizar violentos desmanes en los Campos Elíseos, el movimiento de los “chalecos amarillos” anunció este lunes la creación de una “delegación” conformada por ocho “comunicadores oficiales”.

Tras consultar a sus simpatizantes en Facebook, esta delegación dirige "dos propuestas principales" al gobierno: "bajar todos los impuestos" y crear una "asamblea de ciudadanos" para debatir la transición ecológica, "teniendo en cuenta la voz de los ciudadanos", el aumento del poder adquisitivo o incluso la precariedad, indican.

"La única voluntad es que todas estas propuestas se sometan a referéndum popular", añade el texto publicado tras otro fin de semana de movilización y en vísperas de una intervención de Emmanuel Macron para detallar y explicar un "pacto social" de apoyo a la transición ecológica.

Estas demandas van desde la abolición del Senado hasta una reducción de las contribuciones de los empleadores y un aumento del salario mínimo y de las pensiones.

"Pedimos a los representantes del Estado y del Gobierno que nos reciban en un plazo razonable. Si no hay reuniones o propuestas serias durante este posible intercambio, las acciones continuarán y se fortalecerán", advierten.

Lea también: ¿Quiénes son los ‘chalecos amarillos’ que desafían a Macron?

Estos ocho portavoces, incluidos dos de los iniciadores del movimiento de Seine-et-Marne, Eric Drouet y Priscillia Ludosky, no son más que "portadores de mensajes y (...) no líderes y responsables de la toma de decisiones", dice el texto.

Preguntado sobre esta iniciativa al final del Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux, dijo que estaba "abierto" al diálogo al tiempo que ponía límites. "Si las propuestas equivalen a pedir la disolución de la Asamblea Nacional, la dimisión del Presidente de la República (...), me temo que no podemos responder favorablemente", subrayó.

Desde hace unos diez días, el Ejecutivo se enfrenta a un movimiento espontáneo de protesta contra la subida de los precios de los carburantes, que se ha extendido progresivamente hacia una denuncia más global de los impuestos y ha dado lugar a manifestaciones y bloqueos en toda Francia.

Un primer día de movilización nacional, el 17 de noviembre, reunió a 282.000 personas, según el Ministerio del Interior. El segundo, el sábado, reunió a más de 106.000 personas, sobre todo en los Campos Elíseos, donde estallaron los enfrentamientos.

La coordinación de los "chalecos amarillos" recuerda en su comunicado que "todas las formas de bloqueo y violencia no son representativas del movimiento". "Los condenamos enérgicamente", añade el texto.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.