Saltar al contenido principal

¿Qué esperan los ‘chalecos amarillos’ de Emmanuel Macron?

Los "chalecos amarillos" llevan un mes de protestas.
Los "chalecos amarillos" llevan un mes de protestas. REUTERS/Pascal Rossignol

Francia aguarda impaciente el discurso que pronunciará el lunes el presidente francés para desactivar la crisis de los "chalecos amarillos", luego de que el sábado el país viviera una nueva jornada violenta que se saldó con casi 2.000 detenciones y puso al gobierno contra las cuerdas. RFI conversó con algunos de estos manifestantes.

ANUNCIOS

El presidente Macron tiene previsto dirigirse a los franceses este lunes a las 20H00 locales (19H00 GMT) en el que será su primer pronunciamiento público en una semana, en medio de la crisis de los “chalecos amarillos”.

Tras recibir por la mañana del lunes a sus interlocutores sociales y representantes políticos, se espera que el mandatario anuncie por la noche "medidas concretas e inmediatas", según anticipó la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud.

RFI conversó con “chalecos amarillos” que protestaban en las últimas horas en distintos lugares de Francia para conocer cuáles eran sus expectativas antes del anuncio. Y a juzgar por las declaraciones escuchadas, el presidente Macron tiene una difícil misión por delante.

Florence, por ejemplo, es una mujer que no sabe qué podría hacer que deje de manifestarse: “El problema es que me manifiesto por demasiadas cosas. Creo que se necesitan demasiadas medidas”, admite entre risas.

En una rotonda en Haute Loire, en el centro este de Francia, Sandra no espera nada del discurso de este lunes. “No tengo ninguna esperanza viniendo de él. Hasta ahora, lo único que ha hecho es hundirnos todavía más. Lo único que queremos es que se vaya”, afirma mientras a su alrededor los manifestantes corean “Macron dimisión”.

La exigencia de la partida del mandatario es algo que se escucha en distintos lugares de Francia. Alain, en la ciudad de Orange (sureste), se muestra sin embargo más mesurado. “Yo no lo voté, pero fue elegido: que termine su mandato. Pero que lo haga correctamente y que cambie de política, que cobre impuestos allí donde está el dinero, no a los pobres”, enfatiza.

Una mujer con una capa amarilla y un traje de Mamá Noel, que se presenta con el nombre de fantasía de Gilet Jones [juego de palabras con “gilets jaunes”, chalecos amarillos en francés] tampoco parece dispuesta a conformarse con pequeños anuncios. “Esperamos un gesto fuerte en lo que se refiere al poder adquisitivo de los franceses y quizás poner en pie una asamblea de ciudadanos dentro del gobierno. Espero también una mayor claridad sobre cómo se gasta el dinero del pueblo francés”

Otro “chaleco”, Bruno, pide resultados que puedan verse en el corto plazo. “No queremos que nos digan ya verán en tres o cinco años…”, dice con impaciencia.

Mientras se esperan los anuncios, se especula con que el gobierno podría aumentar las ayudas a los pensionados que cobran la jubilación mínima y un subsidio para quienes necesitan el automóvil para llegar al trabajo. Los “chalecos amarillos” piden mucho más.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.