Saltar al contenido principal
Francia

El discurso de fin de año de Macron no aplaca el descontento social

El presidente Macron en el Palacio presidencial francés del Elíseo el 31/12/2018.
El presidente Macron en el Palacio presidencial francés del Elíseo el 31/12/2018. Michel Euler/Pool via REUTERS

Concluyó para Macron un año marcado por la movilización de los 'chalecos amarillos', la mayor crisis social francesa desde hace varios años. Pese a este contexto, en el tradicional discurso de fin de año, el mandatario anunció que mantendrá el rumbo de sus reformas.

Anuncios

En su tradicional mensaje de fin de año, de pie frente a las cámaras en el palacio del Elíseo, el presidente francés defendió las reformas de su primer año y medio de mandato y confirmó el rumbo de su política a pesar del descontento.

El año que arranca será un año de las complicadas reformas del seguro de desempleo, de las pensiones y del sector público en Francia. Macron confirmó que en las próximas semanas se iniciará un debate nacional para apaciguar la cólera de los chalecos amarillos.

En alusión a esta inédita movilización contra su política fiscal y social, Macron evocó “la impaciencia” popular y “la ira contra la injusticia y la globalización”.

El mandatario francés condenó de nuevo la violencia sin precedentes que se desató en el marco de las movilizaciones de los chalecos amarillos en noviembre y diciembre. "He visto estos últimos tiempos cosas impensables y escuchado otras inaceptables", declaró Macron en referencia a las protestas que han dejado 10 muertos y cientos de heridos.

Sin embargo, “la ira de los chalecos amarillos” en 2018 mostró que “no estamos resignados”, reconoció Macron el lunes, antes de llamar a la unidad.

Las palabras de un presidente cuya popularidad ha caído en picada sin embargo suscitaron duras reacciones. Según un sondeo del grupo Ifop publicado el 16 de diciembre, el índice de aprobación de Macron siguió cayendo a un 23%. Y los "muy insatisfechos" con su gestión ganaron seis puntos, al 45%.

En varias ciudades de Francia los chalecos amarillos siguen movilizados. Durante la alocución presidencial, los chalecos amarillos de Burdeos cortaron el principal puente de la ciudad que cruza el río Garona y en París, decenas de manifestantes se mezclaron con los turistas que acudieron a la avenida de los Campos Elíseos para despedir el año en medio.

Algunos chalecos amarillos, como aquellos que estaban en una de las rotondas del departamento del Doubs (Este de Francia) aseguran estar decepcionados por el discurso de anoche. ‘¡Fue un discurso hueco, no anunció nada, habló de ecología industrial, no significa nada, vacío, como siempre!’, dijo un chaleco amarillo, entrevistado por Radio France.

Por su parte el principal opositor de izquierda de Macron, Jean-Luc Mélenchon de Francia Insumisa calificó el discurso de moralizador y tildó al mandatario de “presidente de los ricos”. Un “impostor” y un “pirómano” fueron los calificativos que utilizó la líder del ultraderechista partido Reagrupamiento Nacional Marine Le Pen. Los socialistas criticaron por su parte la "inflexibilidad" del presidente liberal. Y la portavoz del partido de derecha Les Républicains Laurence Saillet lamentó la ausencia de mea culpa en el discurso de Macron. El presidente "vive en otro planeta" y "no ha tomado consciencia de la magnitud de la cólera del país", declaró Saillet.

>Consulte aquí toda nuestra cobertura de la inédita movilización de los 'chalecos amarillos' franceses.

>Escuche las palabras de los 'Gilets Jaunes' (chalecos amarillos) de la ciudad de Senlis (reportaje del 15/12):

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.