Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Abusos sexuales: un cardenal francés ante la justicia

Audio 05:06
El cardenal Philippe Barbarin en el primer día de su juicio en Lyon, el 7 de enero de 2019.
El cardenal Philippe Barbarin en el primer día de su juicio en Lyon, el 7 de enero de 2019. REUTERS/Emmanuel Foudrot

Después de Pell en Australia, el cardenal francés Barbarin compareció ante la justicia de su país por "no denunciación de agresiones sexuales contra menores". Un juicio emblemático del silencio de la iglesia católica frente a los abusos cometidos por algunos curas.

Anuncios

Al cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon y figura poderosa de la iglesia francesa, se le reprocha su gestión del caso de Bernard Preynat, un sacerdote de su diócesis acusado de decenas de agresiones sexuales contra menores.

Los hechos remontan a los años 70 y 80, mucho antes de que Barbarin llegará a Lyon. Pero para las víctimas, el cardenal los encubrió al no denunciarlos a la justicia y al mantener al cura en sus funciones hasta 2015.

Frente a los jueces, Barbarin se mantuvo firme. Reiteró que no había alertado a la justicia porque los hechos habían prescrito. Afirmó que cuando Alexandre Hezez, una de las víctimas de Preynat, le contó su historia directamente en 2014, Hezez no quería presentar una denuncia. El arzobispo considera que hizó lo que debía al denunciar los hechos a su jerarquía en Roma.

"Claro que informó a Roma", dijo a RFI André Soulier, el abogado del cardenal. "El fue nombrado por el Santo Padre, y por tanto le debe también informaciones y a veces recibe algunas lecciones para saber como qué hacer en situaciones muy delicadas".

Cinco otros altos cargos de la diócesis de Lyon también figuran entre los acusados. Dos de ellos decidieron no responder a las preguntas de los jueces. " ¡Es asombroso! En realidad con esta estrategia están demostrando el sistema que existe y que nosotros denunciamos. Muestra como se ha mantenido una ley del silencio que no se limita a la diócesis de Lyon ni a Francia", reaccionó François Devaux, presidente de la asociación de víctimas del padre Preynat:

El juicio contra Barbarin es emblemático de la crisis que atraviesa la iglesia católicá en el mundo entero producto de su pésima gestión de los abusos sexuales cometidos por el clero. Sin embargo, para el sociólogo de las religiones, Olivier Bobineau, la iglesia no está más atrasada que otras instituciones que cuidan a menores. " Primero, la curia de la iglesia católica, la curia romana se fundó en 1089,  es decir que durante más de mil años ha gestionado sus problemas por su cuenta. Segundo, no hay que olvidar que la Convención Internacional de los Derechos del Niño data de 1989. Tuvimos que esperar hasta los años 80 para que se reconozca como crímenes a los abusos sexuales contra los niños", subraya.

El papa Francisco, firme respaldo del cardenal Barbarin ante quienes piden su renuncia, declaró el lunes que "la Santa Sede y la Iglesia entera se comprometen a combatir y prevenir estos delitos y su disimulación". Pero el Vaticano invocó la inmunidad diplomática para evitar que el cardenal Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, participara en el juicio de Lyon como acusado.

De ser reconocido culpable, el cardenal Barbarin podría ser condenado a hasta 3 años de carcel y 45.000 euros de multa.

Entrevistados:
- André Soulier, abogado del cardenal Barbarin (al micrófono de Pierre Olivier)
- François Devaux, presidente de la asociación "La Parole Libérée" que reúne a víctimas del padre Preynat (al micrófono de Pierre Olivier)
- José Manuel Vidal, director de la revista en internet "Religión digital" (al micrófono de Angélica Pérez)
- Olivier Bobineau, sociólogo de las religiones (al micrófono de Jean-Baptiste Marot).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.