Saltar al contenido principal
FRANCIA

Francia se prepara para un alza de los precios en la alimentación

Centenares de productos subirán de precio a partir de este 1° de febrero.
Centenares de productos subirán de precio a partir de este 1° de febrero. Flickr/HenriBergius

Este viernes 1° de febrero entra en vigor la nueva ley sobre alimentación en Francia. Una ley que pasó desapercibida pero que debería repercutir en los recibos que abonan los franceses en los supermercados.

Anuncios

Un aumento de 6,3% en el recibo de supermercado. Es la consecuencia de la entrada en vigor de la Ley Agricultura y Alimentación (llamada EGAlim), según el diario Le Parisien. Un tarro de crema para untar que sube de 8,4%, yogures que aumentan de 6%, leche para bebés anunciando un 8,1%... Son sólo unos ejemplos entre los centenares de productos que cambiarán de precio a partir de este primero de febrero.

En todos los supermercados de Francia, productos de consumo comunes verán su precio aumentar. Una noticia que puede molestar en plena crisis de los “chalecos amarillos”, quienes denuncian el alto costo de la vida y un bajo poder adquisitivo.

La ley Alimentación fue votada en octubre de 2018. La idea fue retribuir mejor a los agricultores, tomando en cuenta sus costes de producción. Así, para los productos agrícolas (carne, pescado, leche, frutas y verduras) vendidos en supermercados, los distribuidores tienen que reducir sus márgenes. A cambio de este esfuerzo, se sube el “umbral de venta con pérdidas” (SRP por sus siglas en francés) de 10% sobre los productos alimentarios o la comida para animales.

Esto significa que toda mercancía comprada por 100 euros por un distribuidor debe ser vendida por al menos 110 euros al consumidor. Los supermercados están pues obligados a calcular un margen de beneficio de al menos 10% sobre una cantidad de productos. Además, está prevista una mayor regulación de las rebajas.

Ciertos yogures subirán un 6%.
Ciertos yogures subirán un 6%. Wikimedia Commons

Los productos concernidos se encuentran a menudo en el carrito de las familias. En septiembre de 2018, Michel-Édouard Leclerc, el director de los hipermercados epónimos, habló de “una pérdida de 1.000 millones de euros en el poder adquisitivo”. Desde el Ministerio de la Agricultura, se intentó atenuar las consecuencias: “Esta subida de precios sólo representará un 7% de la canasta básica”.

La Unión Federal de Consumidores (UFA-Que choisir) explica al Parisien que habrá disparidades geográficas. No estarán concernidas “las pequeñas tiendas en el centro de las ciudades, o los Monoprix parisinos [otra franquicia de alimentos], porque los márgenes realizados ya son superiores al 10%”. En cambio, en los hipermercados destinados a un público más desfavorecido, como en las periferias y en la provincia, “los aumentos podrán ser fuertes”.

Los grandes distribuidores tendrán mayores beneficios, sin embargo temen la reacción de los clientes cuando éstos lleguen a las cajas. Cada uno tiene su propia estrategia, como otorgar más ventajas a través de la tarjeta de fidelidad.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.