Saltar al contenido principal

La ley francesa ‘antivándalos’ fisura la mayoría macronista

El primer ministro francés, Edouard Philippe, en la Asamblea Nacional. Foto de archivo tomada el 24 de julio de 2018 en París.
El primer ministro francés, Edouard Philippe, en la Asamblea Nacional. Foto de archivo tomada el 24 de julio de 2018 en París. REUTERS/Philippe Wojazer

La Asamblea nacional francesa vota este martes la llamada "ley antivándalos" con la que el gobierno espera acabar con los actos de violencia registrados en las protestas de los ‘chalecos amarillos’. Pero la iniciativa ha suscitado críticas, incluso dentro de la mayoría, por vulnerar libertades.    

ANUNCIOS

Hasta ahora los 307 parlamentarios del grupo político La República en Marcha, partido de Macron, siempre habían votado a favor de los proyectos respaldados por el gobierno, con muy pocas excepciones. Pero esta vez las críticas se expresan en voz alta.

La ley ‘antivándalos’, que el primer ministro Edouard Philippe relanzó para responder a la violencia registrada en las protestas de los "chalecos amarillos", está creando mucha polémica. Los partidos de izquierda en la oposición acusan que esta norma es liberticida y a ellos se han unido parlamentarios oficialistas.

Hasta 30 diputados macronistas podrían abstenerse o votar en contra de este proyecto de ley que examina este martes la Asamblea Nacional.

El texto prevé, entre otros, medidas más restrictivas para controlar las protestas, sanciones más duras contra los autores de destrucciones, la creación de un listado de personas con prohibición de manifestar, la creación del delito de ocultación del rostro; y la aplicación del principio "el que rompe, paga" para responsabilizar a los autores de los desmanes.

Sobre todo, el proyecto de ley, que viene de la mayoría conservadora en el Senado y que fue retomado por el gobierno, otorga a los prefectos [delegados del gobierno a nivel departamental] el poder de prohibir manifestaciones, algo que hasta ahora sólo puede hacer la justicia.

"La nueva prohibición administrativa de manifestar suscita problema para la libertad fundamental de manifestar, sobre todo si fuese mal utilizada por un futuro régimen mal intencionado, por ejemplo, de extrema derecha", escribió este lunes el diputado de la mayoría macronista Matthieu Orphelin.

Al igual que él, se abstendrá también la diputada por los franceses de América latina y el Caribe, Paula Forteza. Este artículo es "liberticida", "contrario a la Declaración de los Derechos Humanos" e "inútil", opina por su parte Sonia Krimi, diputada oficialista del noroeste que ha decidido votar en contra del proyecto.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.