Saltar al contenido principal
Francia hoy

Universidades populares, la democratización del conocimiento

Audio 14:10
Auditorios o pequeñas salas de clases, hasta cafés sirven para el funcionamiento de las Universidades Populares en Francia.
Auditorios o pequeñas salas de clases, hasta cafés sirven para el funcionamiento de las Universidades Populares en Francia. Captura de vídeo

Educación para todos y de todas las edades. Ese es la premisa de las Universidades Populares, una institución centenaria en Francia donde conviven dos modelos que buscan llenar cierto vacío que dejan las universidades tradicionales.

ANUNCIOS

La Universidad Sin Fronteras en la ciudad de GEISPOLSHEIM, en Alsacia, el noreste de Francia, es una de las múltiples universidades populares repartidas por el país bajo la idea de que todos pueden tener acceso al conocimiento. Una universidad que ofrece cursos, de idiomas hasta historia del arte. Sus precios y horarios la hacen atractiva sobre todo para adultos mayores, a quienes estaba dedicada en un comienzo este tipo de educación que vio la luz en 1899 en pleno caso Dreyfus, como una respuesta humanista a una sentencia judicial de corte antisemita. Además el débil nivel de instrucción  y una reforma escolar orientada sólo a los niños también hicieron posible el nacimiento de estas estructuras

No son universidades frecuentadas forzosamente por obreros –comenta Iréne Pereira, profesora de filosofía en la Universidad París Este, Creteil. ‘Creo que desde su origen tuvieron otro público. Los obreros vieron este tipo de enseñanza, por su manera de ser dictado y su contenido, muy alejada de sus aspiraciones. Ya en esa época existía la dificultad de que los obreros asistieran a ese tipo de clases. Hoy podría definir a su público, sobre todo, como gente de clase media, instruida, urbana. Personas que encuentran en las universidades populares un medio de abrir su espíritu en relación a su realidad cotidiana, es una suerte de ocio intelectual’.

Pero hay otro tipo de universidad popular. Un tipo de enseñanza que volvió en gloria y majestad en el año 2002 cuando el conocido filósofo francés Michel Onfray decidió crear la suya en Caen.

Para la arquitecta Lise Serra, maestra de conferencias en la Universidad de La Reunión y que en 2016 creó una Universidad Popular en Saint Etienne, ambas experiencias son diferentes, pero compatibles: ‘Desde un punto de vista político, me parece que universidades populares como la de Estrasburgo están sobretodo basadas en un movimiento protestante que busca que la gente tengo cosas que hacer a lo largo del día. Mientras que la universidad popular al estilo de Michel Onfray es más que nada un movimiento filosófico que busca convertir a los habitantes de la ciudad en ciudadanos. Alentar a la ciudadanía a través del saber, del intercambio y por eso es gratuita y abierta a todo el mundo. Son dos tipos de universidades populares que tienen beneficios. Aunque hay que decir que el tipo de universidad popular con cursos es mucho más compleja logísticamente, porque implica otra tipo de enseñanza y un pago por esta’.

Entrevistados: Grupo de alumnos del curso de español de la Universidad Sin Fronteras en la ciudad de GEISPOLSHEIM, en Alsacia.
Clemencia, profesora de español.

Iréne Pereira, profesora de filosofía en la Universidad París Este, Creteil.

Lise Serra, arquitecta, maestra de conferencias en la Universidad de La Reunión y que en 2016 creó una Universidad Popular en Saint Etienne.
Realización técnica: Pierre Zanutto.

 

 

 

 

 

 

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.