Saltar al contenido principal
FRANCIA

Pruebas óseas en migrantes menores: el Consejo Constitucional se pronuncia hoy

Las pruebas óseas no permiten establecer "una distincción clara entre 16 y 18 años", consideraba ya en 2007 la Academia nacional de Medicina.
Las pruebas óseas no permiten establecer "una distincción clara entre 16 y 18 años", consideraba ya en 2007 la Academia nacional de Medicina. RFI/ Olivier Favier

¿Recurrir a las pruebas óseas en migrantes menores de edad - para determinar su edad - es conforme a la Constitución francesa? Es la pregunta a la que deben responder este jueves los magistrados del Consejo Constitucional francés. Los solicitó la defensa de un migrante de Guinea cuyo test óseo arrojó, en 2016, que tenía entre 20 y 30 años mientras que él aseguraba tener 16 años. Ongs, médicos y algunos profesionales de la justicia denuncian un método obsoleto y no fiable.

Anuncios

En Francia, cuando un migrante menor de edad y aislado no tiene documentos de identidad y que existen dudas sobre la edad que declara tener, la justicia puede pedirle que se someta a una prueba ósea. Concretamente, se le pide que acepte hacerse una radiografía de la mano y de la muñeca.

Pero este método para determinar la madurez ósea es muy controvertido. Primero el margen de error es amplio: al menos 18 meses para los niños de entre 16 y 18 años. Segundo, este método, elaborado en Estados Unidos en los años 30 y 40, se apoya en una base de datos óseos de adolescentes norteamericanos, con buena salud, de hace 80 años. Y hoy se aplica principalmente a jóvenes migrantes oriundos de Africa.

"Los médicos dicen que no son fiables, que no son una prueba real de la edad de una persona, especialmente entre los 16 y los 18 años. Uno crece de manera distinta según lo que comió, dónde vivió, de qué país viene", explicó a RFI Pascale Taelman, abogada y defensora de solicitantes de asilo. "Todos saben que estas pruebas no son pruebas pero se siguen usando", denuncia la jurista que también preside el Consejo de abogados de Créteil.

ONGs de defensa de los migrantes, médicos y algunos profesionales de la justicia reclaman que se recurra a otras técnicas de investigación, psicológicas, sociales y educativas. El propio Defensor de los Derechos, Jacques Toubon, se ha opuesto a las pruebas óseas por juzgarlas "invasivas y no fiables".

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.