Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Temores por el recurso al Ejército en vísperas de sábado 'amarillo'

Audio 04:10
Soldados de la operación Sentinelle patrullan frente a la Torre Eiffel, en París.
Soldados de la operación Sentinelle patrullan frente a la Torre Eiffel, en París. ©Ludovic MARIN / AFP

Luego de los destrozos registrados el pasado sábado en París, en el marco de las protestas de los “chalecos amarillos”, el gobierno ha planteado una nueva estrategia: activar las fuerzas militares.

Anuncios

El portavoz del gobierno francés, Benjamin Griveaux, anunció que los soldados de la operación Sentinelle (centinela), cuya función original es proteger los sitios icónicos del país frente a las amenazas terroristas, estarán ahora apostados frente a los edificios oficiales para protegerlos de los propios franceses en protesta.

Un militar está preparado al enfrentamiento en zonas de conflicto y sobre todo en el exterior del territorio. Eso acredita la idea de que los chalecos amarillos son como enemigos internos.

Sergio Coronado, de La Francia Insumisa

Una medida que la oposición rechaza contundentemente: “Me parece una decisión bastante peligrosa. En vez de realmente responder políticamente a una crisis social, la respuesta del gobierno de Emmanuel Macron ha sido siempre de seguridad pública, y el hecho de utilizar un dispositivo de lucha antiterrorista, de utilizar el Ejército que no tiene preparación para controlar manifestaciones o llevar tareas de orden público, me parece algo muy peligroso. Un militar está preparado al enfrentamiento en zonas de conflicto y sobre todo en el exterior del territorio. Eso acredita la idea de que los chalecos amarillos son como enemigos internos”, subrayó Sergio Coronado, candidato a las elecciones europeas por el partido de izquierda radical La Francia Insumisa.

Coronado dijo incluso temer que haya muertes: “Cuando el Ejército tiene la tarea de defender un edificio, o la tarea de intervenir en una zona de conflicto, lo hace para matar”.

Si los chalecos amarillos atacan un edificio público protegido por los militares, los soldados van a acabar arrinconados como una serpiente en un pequeño agujero, y la serpiente muerde, así que temo que haya muertos este sábado.

Militar anónimo

Un militar entrevistado por el canal France Info se mostró preocupado por esta medida: “Los soldados de Sentinelle tienen un entrenamiento militar, no de mantenimiento del orden público, no estamos equipados para ello. Llevamos el fusil de asalto y el chaleco antibalas, no llevamos las protecciones de los antidisturbios, ni el escudo ni el casco. Si los chalecos amarillos atacan un edificio público protegido por los militares, los soldados van a acabar arrinconados como una serpiente en un pequeño agujero, y la serpiente muerde, así que temo que haya muertos este sábado”.

Sin embargo, del lado policial, no necesariamente se ve con malos ojos la iniciativa de reforzar la operación militar Sentinelle para hacer frente a los “chalecos amarillos”. El sindicato de policía UNSA dice sentirse más bien aliviado.

Queremos que esta función militar se limite únicamente a la defensa de los edificios oficiales. Los efectivos militares no están formados en el mantenimiento del orden, no están especializados en eso y no tienen el equipo adecuado

David Michaud, representante del sindicato de policía UNSA

“Nosotros, organización sindical, estamos totalmente a favor de que la operación Sentinelle venga reforzar el dispositivo de seguridad. Pero hay que ser bien específicos: ellos deben ocuparse sólo de los edificios oficiales. Ellos van a proteger, van a remplazar a las fuerzas del orden que se encargan de custodiar estas estructuras para permitir que los cuerpos policiales, especializados en mantener el orden público, puedan cumplir su misión en el marco de las manifestaciones de los ‘chalecos amarillos’. Queremos que esta función militar se limite únicamente a la defensa de los edificios oficiales. Los efectivos militares no están formados en el mantenimiento del orden, no están especializados en eso y no tienen el equipo adecuado”, expresó el representante sindical de la policía nacional, David Michaud.

Muchos de esos militares son hijos de 'chalecos amarillos'. Me sería muy difícil creer que puedan arremeter contra los manifestantes.

Maxime Nicolle, figura del movimiento

¿Y qué dicen los mismos “chalecos amarillos”? Maxime Nicolle, una de las figuras más visibles del movimiento, dice confiar en que los militares no dispararán contra los manifestantes: “Creo que los militares van a remplazar a los policías que se encargan de vigilar ciertos puntos fijos. Ni siquiera vamos a ver a los militares. Pero si me equivoco y llegáramos a verlos –porque quizás el dispositivo se ha diseñado de otra manera–, si los militares llegaran a ejercer funciones de mantenimiento del orden y los vemos salir realmente a las calles… Ahí yo diría que el gobierno comete un grave error porque muchos de esos militares son hijos de ‘chalecos amarillos’. Me sería muy difícil creer que puedan arremeter contra los manifestantes”.

Este sábado, las autoridades francesas también aplicarán otras duras medidas: prohibición de manifestar en los Campos Elíseos de París, la utilización de drones de vigilancia y la aplicación de productos químicos para marcar a los vándalos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.