Saltar al contenido principal

Misteriosa muerte de un exespía francés ejecutado por profesionales

Dos hombres posan frente al cuartel general de la DGSE, servicio de inteligencia exterior de Francia.
Dos hombres posan frente al cuartel general de la DGSE, servicio de inteligencia exterior de Francia. AFP PHOTO / MARTIN BUREAU

La muerte de Daniel Forestier, hallado acribillado la semana pasada en Alta Saboya, deja un reguero de incógnitas al más alto nivel: este exagente de los servicios de inteligencia franceses, convertido al final de su vida en novelista de espionaje, se encontraba en el centro de un proyecto de asesinato de un opositor congoleño.

Anuncios

"Era ante todo un padre de familia y un marido apreciado por todos. Tenía una vida sana y pacífica, y no era conocido por los tribunales más allá de la acusación de septiembre. Es una conmoción para toda la aldea", explica hoy su abogado. Sin embargo, Daniel Forestier, de 58 años, era algo más que un apacible novelista antes de que su cuerpo fuera encontrado acribillado con cinco balazos cerca del lago Leman, en Alta Saboya, el pasado 21 de marzo.

Forestier era un exagente de la DGSE (Dirección General de la Seguridad Exterior) de Francia. Desde septiembre, estaba en la mira de la justicia francesa, como parte de una investigación sobre un plan de asesinato contra el general Ferdinand Mbaou, opositor al presidente congoleño Denis Sassou Nguesso, refugiado en Francia durante casi 20 años.

El cuerpo de este exsoldado fue hallado en un aparcamiento de la ciudad de Ballaison, pero la identidad del exagente sólo pudo ser confirmada el martes por la noche, a través de su abogado, informado por la familia de la víctima.

El asesinato intriga porque se asemeja a una ejecución, ya que la autopsia reveló cinco orificios de bala en la víctima, uno en el corazón y otro en la cabeza, lo que revela la intervención de varios asesinos profesionales, según miembros de la investigación citados por el diario Le Monde.

Tras el descubrimiento del cuerpo, la fiscalía de Thononon-les-Bains abrió inmediatamente una investigación por asesinato, y el caso fue derivado el lunes al tribunal interregional especializado (JIRS, por sus siglas en francés) de Lyon, competente en materia de crimen organizado y delitos complejos.

Fue el JIRS el que imputó a Daniel Forestier en septiembre como parte de una investigación sobre un plan de asesinato contra el general Ferdinand Mbaou, sospechado de buscar derogar al actual presidente de la República del Congo, Denis Sassou-Nguesso.

La personalidad de Forestier da lugar a todo tipo de conjeturas sobre su muerte. ¿Fue un ajuste de cuentas? ¿Se había convertido en un testigo incómodo?

Le Monde, que cita a fuentes de los servicios de inteligencia franceses, asegura que Forestier había reconocido el proyecto de eliminación de Mabou junto a otro agente, pero que tras vigilar al opositor africano se habían dado cuenta de que el “el proyecto no era realizable”.

"Es difícil creer que este asesinato no esté relacionado con su participación en el caso Mbaou", comenta una fuente cercana al caso.

Novelas de espionaje

Según el periódico Dauphiné Libéré, Daniel Forestier, casado y padre de dos hijos, se estableció en Lucinges (Alta Saboya) tras 14 años en la DGSE.

Fue concejal hasta el pasado mes de septiembre y ha publicado novelas que ponen en escena el mundo del espionaje y turbias operaciones clandestinas en el exterior.

Al ser interrogado por AFP a principios de octubre, Ferdinand Mbaou, de 62 años, dijo que estaba "enfadado pero no sorprendido" por la noticia de este proyecto de asesinato, del que se había enterado a través "de la prensa", según él.

En 2015, el ex jefe de la guardia del ex Presidente de la República del Congo, Pascal Lissouba (1992-1997), ya había sido gravemente herido por disparos en un intento de asesinato fuera de su casa en Bessancourt, al norte de París. Se dice que está en la mira de Brazzaville debido a sus redes en el ejército, según un opositor congoleño.

"Nos sorprendió saber de la muerte del Sr. Forestier. Con su muerte, es una parte esencial de la evidencia, y por lo tanto de la manifestación de la verdad, que desaparece", lamentaron el miércoles Vincent Brengarth y Henri Thulliez, los abogados del opositor congoleño.

"Es más crucial que nunca que se aceleren las investigaciones para que el sistema de justicia pueda determinar quién fue el responsable del intento de asesinato de Mbaou", dijeron en una declaración, añadiendo: "Nadie involucrado en este caso está a salvo, empezando por nuestro cliente”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.