Saltar al contenido principal

Ruanda sigue esperando disculpas de Francia 25 años después de genocidio

El presidente ruandés Paul Kagame junto a su esposa Jeannette durante el 25° aniversario del genocidio, el 7 de abril de 2019.
El presidente ruandés Paul Kagame junto a su esposa Jeannette durante el 25° aniversario del genocidio, el 7 de abril de 2019. ©REUTERS/Baz Ratner

Ruanda conmemora esta semana los 25 años el genocidio en el que murieron al menos 800.000 personas. El país africano sigue esperando un pedido de disculpas de Francia, a la que acusa de haber sido cómplice del régimen hutu, detrás del genocidio. El presidente francés faltó a las ceremonias, mientras anunció la creación de una comisión de historiadores para estudiar "todos los archivos franceses" sobre el periodo 1990-1994.

ANUNCIOS

La conmemoración de los 25 años del genocidio ruandés se lleva a cabo sin el presidente francés, Emmanuel Macron, que declinó la invitación, oficialmente por razones de agenda. Para el gobierno del país africano, esta ausencia es una decepción, ya que espera escuchar la disculpa de Francia por su papel en 1994.

El poder en Ruanda acusa a Francia de haber sido cómplice del régimen hutu, responsable del genocidio, e incluso de haber participado en las matanzas, lo que siempre se negó en París.

Estas acusaciones envenenan desde hace años las relaciones entre los dos países, aunque hayan mejorado desde la elección de Macron en 2017.

Entretanto, el presidente francés hizo varios gestos simbólicos hacia Kigali. El viernes, Macron anunció la creación de una comisión de historiadores para estudiar "todos los archivos franceses" sobre el periodo 1990-1994, una promesa que hizo a Kagame tras un encuentro en mayo de 2018.

Además, este domingo Macron anunció la creación de una jornada de conmemoración del genocidio.

Instigado por el régimen extremista hutu, entonces en el poder, el genocidio costó la vida a al menos 800.000 personas entre abril y julio de 1994, según la ONU, principalmente de la minoría tutsi, pero también hutus moderados.

El asesinato la noche del 5 de abril de 1994 del presidente ruandés Juvénal Habyarimana, un hutu, desencadenó el genocidio. Al día siguiente las Fuerzas Armadas ruandesas y los milicianos extremistas hutu Interahamwe comenzaron las matanzas.

Parte de la población, alentada por las autoridades y la "prensa del odio", participó en el exterminio, a garrotazos o machetazos, de hombres, mujeres y niños en todo el país.

La carnicería sólo terminó cuando ingresaron a Kigali el 4 de julio los rebeldes tutsis del Frente Patriótico Ruandés (FPR), con un joven militar de 36 años al frente: Paul Kagame.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.