Saltar al contenido principal
FRANCIA

Para los chalecos amarillos, las medidas anunciadas por Macron no bastan

El presidente Emmanuel Macron durante su conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo, París, el 25 de abril de 2019.
El presidente Emmanuel Macron durante su conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo, París, el 25 de abril de 2019. REUTERS/Philippe Wojazer

Este jueves, el presidente francés Emmanuel Macron anunció una serie de reformas en un intento de recuperar la confianza de la población, pero no logró convencer a los chalecos amarillos para quienes faltan medidas concretas.

Anuncios

La conferencia de prensa de Emmanuel Macron, este 25 de abril, tenía como objetivo principal dar las conclusiones del Gran debate Nacional para ponerle fin a la crisis de los chalecos amarillos, un movimiento que según las palabras del presidente tiene “reivindicaciones justificadas en su origen” aunque fue “recuperado por las violencias de la sociedad, el antisemitismo, las violencias contra los periodistas…”.

Sin embargo, este objetivo no fue alcanzado del todo: la mayoría de las reacciones en el seno del movimiento popular son de decepción. En Ivry-sur-Seine (periferia de París), donde estuvo RFI, los chalecos amarillos juzgan que “no hay nada concreto” entre los anuncios. Para la militante Danièle, su alocución “fue sólo teatro, no sentimos nada concreto, no hay casi nada que nos satisfaga”.

De hecho, Macron afirmó que había que seguir con las reformas iniciadas desde el principio de su quinquenio: “Las transformaciones que están en curso y las transformaciones que son esenciales para nuestro país no deben ser detenidas (...) porque responden profundamente a la aspiración de nuestros ciudadanos”, estimó, añadiendo que las políticas adoptadas fueron “justas” pero no “suficientemente rápidas”, ni “radicales” o “humanas”.

Las principales medidas

  • Recorte de los impuestos

“No quiero aumentos de impuestos y quiero una baja para quienes trabajan, reduciendo significativamente el impuesto sobre los ingresos”, declaró el mandatario. Estos recortes fiscales, que ascenderían a 5.000 millones de euros, se financiarían mediante la supresión de las exenciones de impuestos a las empresas y la reducción del gasto público. Macron defendió por otra parte su decisión de eliminar el Impuesto de Solidaridad sobre la Fortuna (ISF).

Para el chaleco amarillo Sébastien, “esta baja de los impuestos son palabras al viento, se necesita algo concreto. ¿Baja de los impuestos para quién, para una persona que percibe 1.500 euros? Y para los muy ricos, ¿es aún una baja de los impuestos o un aumento? Nosotros queremos una redistribución de las riquezas”.

François-Xavier Bellamy, cabeza de lista del derechista Los Republicanos para las elecciones europeas, se dijo por su parte satisfecho porque “corresponde exactamente a lo que pedíamos”.

  • Aumento de las pensiones

Macron confirmó que volvería a indexar las pensiones de menos de 2.000 euros a la inflación a partir de 2020, y de todas las pensiones a partir de 2021. También anunció que todo jubilado que tuvo una carrera completa tendría una pensión mínima de 1.000 euros.

Para Monique, que viste su chaleco amarillo en Marsella, esta pequeña ayuda a las pensiones bajas no basta: “Por suerte hubo los chalecos amarillos, porque hay cosas que aparentemente le subieron ahora al cerebro. Me parece bien pero si son 15 euros más por mes, ¡qué bien, podremos ir al cine!”.

Macron dijo no querer aumentar la edad legal de la jubilación, que está en 62 años, aunque el sistema que busca instaurara incitaría los franceses a trabajar más tiempo. Olivier Faure, primer secretario del Partido Socialista, dijo que se trataba de anuncios “en trampantojo”, puesto que se quiere alargar el periodo de cotizaciones.

  • Referendo de Iniciativa Compartida vs Referendo de Iniciativa Ciudadana

El presidente se mostró dispuesto a reformar el sistema de referéndum ya existente, llamado Referendo de Iniciativa Compartida (RIP), pero rechazó el más directo Referéndum de Iniciativa Ciudadana (RIC), una de las demandas centrales de los chalecos amarillos. Para activar un RIP, se necesitarán un millón de firmas en vez de 4,7 millones, pero se seguirá necesitando el consentimiento de una quinta parte de los diputados.

Asimismo, Emmanuel Macron rechazó instaurar el voto obligatorio y, aunque lo habría considerado, también rechazó el reconocimiento del voto en blanco.

Hay razones para “seguir movilizados”

Además de estas medidas, el mandatario francés hizo una serie de pequeños anuncios en las dos horas y media que duró la conferencia de prensa, muchas veces animado por las preguntas de los periodistas.

Entre éstas, confirmó la supresión de la Escuela Nacional de Administración, dijo querer obligar a los padres a pagar las pensiones alimentarias vía la Caja de Prestaciones Familiares (CAF), anunció que el número de parlamentarios debería bajar en un 30% (o un 25% si el Senado insiste), se dijo dispuesto a “abandonar” su plan de reducir en 120.000 el número de funcionarios, y afirmó que no modificará la jornada de 35 horas ni suprimirá días feriados aunque espera de los franceses que trabajen más.

Estas medidas debían presentarse el pasado 15 de abril, pero fueron postergadas debido al incendio de la catedral Notre-Dame de París. La pregunta ahora es si serán o no suficientes para calmar la ira social que ha cambiado radicalmente el rumbo del quinquenio de Macron desde hace cinco meses. Para Alexis Corbière, diputado de la izquierdista La Francia Insumisa, “hay tantas razones, o incluso más, para seguir movilizados porque el presidente no escucha nada”.

Algo que parece confirmar Georges, un chaleco amarillo de Marsella, que estima que esto “va a intensificar el movimiento: todos los que se alejaron un poco esperando las conclusiones de este debate van a volver a las calles porque aquí, no nos anuncia estrictamente nada”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.