Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Una Plaza en Paris en memoria a tres periodistas franceses asesinados

Audio 05:09
La plaza 'Ghislaine Dupont - Claude Verlon - Camille Lepage', inaugurada este 3 de mayo en París.
La plaza 'Ghislaine Dupont - Claude Verlon - Camille Lepage', inaugurada este 3 de mayo en París. RFI/Simon Rozé

"Ghislaine Dupont, Claude Verlon y Camille Lepage" es el nombre de la Plaza inuagurada en el emblemático barrio parisino de los periodistas, este 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, en homenaje a esos tres reporteros asesinados en África en 2013 y 2014. Las circunstancias de sus muertes todavía no han sido esclarecidas.

Anuncios

La plaza "Ghislaine Dupont - Claude Verlon - Camille Lepage" lleva el nombre de dos periodistas de RFI asesinados en Malí y de una joven fotoperiodista asesinada en la República Centroafricana.

Esta plaza está situada en el 2º distrito de París, "un barrio emblemático para la prensa francesa", en la intersección de las calles de Aboukir, el Louvre y Montmartre." El barrio obrero de la prensa en Francia" recuerda orgulloso su alcalde Jacques Boutault, a la cabeza de esta iniciativa:

“Muchos periódicos nacieron aquí al comienzo del siglo 19. Todavía quedan algunos diarios prestigiosos como El Nouvel Obs, France Presse, Alternativa Democrática. El Fígaro se mudó hace apenas cinco años. Basta con leer a Zola para saber que también era el barrio de las imprentas. Quisimos que en este lugar histórico se rindiera homenaje a Ghislaine, Camille y Claude. Para decirles que seremos extremadamente vigilantes en donde la libertad de prensa sea amenazada, incluida Francia cuando se impide a los periodistas ejercer su misión o cuando se cuestiona el derecho de la protección a las. Aquí en Francia no se mata a los periodistas, pero en Europa sín en Austria, en Turquía. Y en el mundo, cada año, se asesinan a cerca de 80 periodistas y unos 400 son encarcelados por sus propios gobiernos. Por esa razón es fundamental recordar que no hay democracia si no hay libertad para informar.”

Ghislaine Dupont, de 57 años, reportera de Radio France Internationale y Claude Verlon, de 55, ingeniero de sonido, fueron secuestrados y asesinados en Kidal, en el norte de Malí, el 2 de noviembre de 2013, mientras preparaban un programa especial.

Aunque el asesinato fue reclamado por AQMI (Al Qaeda del Magreb Islámico), las circunstancias precisas de su asesinato y el motivo real de su secuestro aún no han sido aclarados. Dos investigaciones están en curso.

Camille Lepage, de 26 años, fotoperiodista independiente, fue asesinada en circunstancias no resueltas el 12 de mayo de 2014 mientras estaba haciendo un reportaje en el oeste de República Centroafricana.

La placa en la Plazoleta parisina es más que un gesto en honor de estos tres periodistas, es un llamado a que se haga justicia y se defienda la libertad de prensa como garante de la democracia, precisa Hélène Bidard, encargada de derechos humanos en la Alcaldía mayor de Paris.

“Para nosotros es importante este momento porque hay unas investigaciones que consideramos deben ser reactivadas pues aún no sabemos la verdad de lo que ocurrió. Por qué pasó, quién dio la orden, cómo sucedió todo. También consideramos esencial para la democracia que los periodistas puedan llevar a cabo un trabajo ético, un trabajo de verdad. Y para la alcaldía de Paris es importante inscribir eso en el espacio público. Este acto tiene un gran contenido simbólico tanto para las familias de Claude, Ghislaine y Camille y los colegas que los conocieron, como para la democracia, la libertad y la posibilidad de que los ciudadanos tengan acceso a una información precisa, argumentada y verificada”.

De los siete periodistas asesinados perpetrados en el territorio de países de la UE poca luz ha dado la justicia. Lo que sí se sabe es que cada uno adelantaba investigaciones sobre escándalos de corrupción que involucran a los poderes económicos y políticos de sus respetivos países. El 90 % de estos crímenes contra periodistas quedan impune en el mundo. Crímenes en los que dos países de América latina baten records, lamenta el presidente de la Federación Internacional de periodistas (FIJ); Philippe Leruth.

“México y Colombia tienen el triste privilegio de ser los países más peligrosos del mundo para los periodistas. Cada año se asesina en Mexico a periodistas, de manera casi anónima, porque se trata de reporteros locales que con su trabajo en provincia incomodan al mundo del crimen. Entonces los matan y solo se sabe en sus pueblos porque de ello no se habla en el país y el gran público no se entera. En Colombia no todos los asesiantos de periodistas se dieron en el marco de la guerra entre las diferentes facciones, pero también hay casos de periodistas asesinados en medio de esa guerra”.

La Federación Internacional de Periodistas (FIJ) milita para que Naciones Unidas adopte una convención contra la Impunidad de los asesinatos de periodistas y de sus perpetradores. Philippe Leruth:

“Los periodistas no son cualquier víctima. Los matan porque pueden dar testimonio de lo que pasa, de los abusos y atropellos. Y cuando se mata a un periodista, se elimina a un testigo”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.