Saltar al contenido principal
Francia

Francia enfrenta una ola de calor ‘sin precedentes’ para un mes de junio

Las temperaturas deberían llegar a los 40°C en Francia (ilustración).
Las temperaturas deberían llegar a los 40°C en Francia (ilustración). PASCAL PAVANI / AFP.

Ventas récord de ventiladores, planes de emergencia para los más vulnerables: Francia toma medidas de excepción ante la llegada de temperaturas que podrían superar los 40°C durante una semana, recordando la mortífera canícula de 2003.

Anuncios

“Canicule”: la palabra está en boca de todos los franceses que enfrentan a partir de este lunes y por seis días un calor excepcional venido del norte de África, con temperaturas que podrían superar los 40°C.

"Es una ola de calor sin precedentes debido a su precocidad durante un mes de junio, no tiene registro desde 1947", advierte Emmanuel Demaël de Météo-France, el organismo encargado del pronóstico del tiempo.

Las "islas de calor" urbanas, en París y Lyon, sufrirán especialmente el fenómeno debido a los suelos que retienen el calor, la falta de árboles y la actividad humana.

Los franceses tienen en mente el recuerdo de la ola de calor de agosto de 2003, que provocó un exceso de mortalidad de 15.000 personas, la gran mayoría de las cuales eran personas mayores. Esta vez, el gobierno francés asegura haber tomado los recaudos para evitar una nueva tragedia.

La alerta de ola de calor "naranja" entró en vigencia en París y sus departamentos vecinos. Las autoridades se concentran en las personas mayores aisladas, quienes son contactadas por teléfono para velar por su correcta hidratación y estado de salud, y los “sin techo”, a quienes distribuyen botellas de agua.

Las ventas de ventiladores aumentan un 600%

Entretanto, los franceses compran masivamente ventiladores. El fin de semana, las ventas de estos artículos aumentaron un 600%, un récord en los últimos 20 años, según las tiendas Darty y Fnac.

"Los primeros productos más solicitados son los ventiladores, los acondicionadores de aire, los refrigeradores", según el grupo Fnac-Darty.

Los medios de comunicación por su parte ofrecen consejos para refrescarse e informan sobre las disposiciones legales para enfrentar el calor en el trabajo: por ejemplo, ¿pueden los hombres ir en bermudas?, ¿se puede faltar a la oficina si no hay aire acondicionado? Mientras tanto, la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, apuntó a "la responsabilidad de los empresarios", que deben "adaptar los horarios y el equipamiento".

El calor se sentirá sobre todo en el trasporte público. Menos de la mitad de los vagones del metro parisino cuentan con aire acondicionado, mientras el 94% de los autobuses de la capital francesa ofrece sólo abrir la ventana para ventilarse.

Esta ola excepcional de calor para un mes de junio es atribuida al calentamiento global. En Francia, el aumento medio de la temperatura ha sido de 1,4°C desde 1900.

El servicio meteorológico francés estima que "el calentamiento global podría alcanzar los 2°C para 2071-2100" en el país, o incluso los 4°C para los más pesimistas. Las olas de calor podrían aumentar de dos a tres veces para mediados de siglo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.