Saltar al contenido principal
FRANCIA/HISTORIA

Un siglo del Tratado de Versalles

La ceremonia solemne en la Galería de los Espejo, el 28 de junio de 1919.
La ceremonia solemne en la Galería de los Espejo, el 28 de junio de 1919. DR

Este viernes se cumplen el centenario del tratado que selló la paz entre Alemania y los Aliados, y que puso fin a la Primera Guerra Mundial. Un texto que tuvo profundas consecuencias y que muchos historiadores consideran como el detonador del segundo conflicto mundial.

Anuncios

El tratado fue firmado el 28 de junio de 1919 en la muy visitada Galería de los Espejos del Palacio de Versalles. En ese emblemático lugar se reunieron 27 delegaciones así como cuatros representantes de las principales potencias: Georges Clémenceau por Francia, Thomas W. Wilson por Estados Unidos, David Lloyd George por Gran Bretaña y Vittorio Emanuele Orlando por Italia. Se trató de un acto solemne que buscaba mostrar la hegemonía de los Aliados y humillar aún

más a Alemania, tras el armisticio del 18 de noviembre de 1918. Alemania de hecho fue claramente considerada responsable del conflicto en este texto.

El Tratado, redactado durante la Conferencia de París, tuvo varias consecuencias importantes. En primer lugar, se establecieron las bases para la creación de la Sociedad de naciones, génesis de la Organizaciones de Naciones Unidas, sobre la base de una diplomacia abierta y organizada por el derecho internacional, que defendió el presidente Wilson.

El resto del texto está dedicado a las condiciones de paz en Europa, y principalmente detalla las nuevas fronteras del territorio alemán y la independencia de los nuevos Estados de Polonia y Checoslovaquia. También se reafirma la independencia de Austria y la delimitación de su territorio. Por su parte, a Alemania se le amputó 15% de su territorio y 10% de su población, en beneficio de Francia, Bélgica, Dinamarca y Polonia.

El Tratado de Versalles también incluyó numerosas disposiciones para limitar el poderío militar alemán y para proteger a los países vecinos, así como el pago de importantes reparaciones de tipo económico por parte de Alemania.

Este tratado fue objeto de vivas críticas tras su firma debido a los desequilibrios que engendró. Desde su ascenso político, Hitler se opuso rotundamente al Tratado de Versalles y al hecho de que Alemania fuera considerada la responsable de la Primera Guerra Mundial, lo que abonó el terreno para el segundo conflicto mundial.

Más allá de las consecuencias políticas y militares, este texto pasó a la historia por otros motivos. Fue la primera vez que se utilizó el inglés en la redacción de un tratado internacional. Desde el siglo XVIII, el único idioma de la diplomacia occidental era el francés. La utilización del inglés fue impulsada por el presidente Georges Clémenceau, quien lo dominaba y por ello accedió al pedido de sus homólogos británicos y americanos.

Por otro lado, el documento del tratado desapareció en 1940, y aún no se sabe si fue destruido. Se sabe con certeza que los alemanes lograron hacerse con el único original del tratado, que había sido puesto a buen resguardo y escondido en el Castillo de Rochecotte, en agosto de 1940. De ahí fue transportado por avión a Berlín para ser presentado a Adolfo Hitler.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.