Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Desembarco de Provenza: Los africanos y magrebíes que liberaron a Francia del yugo nazi

Audio 02:53
'Tirailleurs' africanos, camino hacia las costas francesas, durante el desembarco del 15 de agosto de 1944 en Provenza.
'Tirailleurs' africanos, camino hacia las costas francesas, durante el desembarco del 15 de agosto de 1944 en Provenza. © DR / ECPAD

Francia conmemora este 15 de agosto el 75° aniversario del otro desembarco: la llegada de tropas aliadas a las costas de Provenza para liberar a Francia del yugo nazi por el flanco sur. El papel de los soldados de Senegal, Marruecos, Túnez y de las otras antiguas colonias francesas fue clave en esta estocada contra las tropas nazis.

Anuncios

En la noche del 15 de agosto de 1944 los primeros soldados que escalaron los barrancos de la costa azul para liberar a Francia de la ocupación nazi no eran franceses europeos sino africanos de las colonias.

Según los historiadores, su papel ha quedado relegado y minimizado en la propaganda de la época: el general de Gaulle, héroe de la Francia Libre, quería mostrar al mundo que eran los franceses blancos que habían liberado su propio país. Y los estadounidenses tampoco querían que se vieran imágenes de soldados negros liberando a Europa, una imagen contradictoria con la política segregacionista en vigor en la época.

Y, sin embargo, una parte significativa de los 250.000 soldados de la Francia Libre (de un total de 450.000) que desembarcaron aquel día eran africanos y magrebíes. 

"Yo estaba con mi regimiento en Córcega. Estábamos preparados para desembarcar, pero no nos decían dónde íbamos a ir al día siguiente. Nos dieron nuestro destino en alta mar", recuerda el veterano argelino Benyoucef Makarni al micrófono de la corresponsal de RFI en Argelia, Leila Berrato. Makarni tenía entonces 25 años.

Tropas aliadas desembarcan en Saint-Tropez, en agosto de 1944.
Tropas aliadas desembarcan en Saint-Tropez, en agosto de 1944. AFP PHOTO

"La mitad de los soldados fueron tirados al agua. ¡Fue un desembarco a nado! Hubo muertos. Fuimos caminando hacia Toulon y ahí nos encontramos con la resistencia alemana", evoca por su parte Allaoua Mokrane, otro veterano argelino que tenía 21 años en la época.

En los libros de historia, el cine y la memoria colectiva, los soldados de las colonias francesas no han tenido el reconocimiento a la altura de su sacrificio: 55.000 de ellos murieron en la Segunda Guerra Mundial.

El cabo Boakal Lourba, originario de Burkina Faso, participó en el desembarco en las playas de Provenza. En 2014, con 94 años, recordaba muy bien ese día e insistía en que, si bien las relaciones eran buenas entre los soldados franceses y los no franceses, los tirailleurs fueron en su mayoría reclutados por la fuerza: "No había voluntarios, la gente era reclutada por la fuerza, en sus aldeas. Antes de partir, nos mostraron cómo usar un fusil. Pero aprendimos solos a protegernos durante los combates".

Un reconocimiento esperado

Cuando sus países accedieron a la independencia en los años 60, Francia congeló sus pensiones. Fue solo en 2010 y tras una larga batalla que se restableció la igualdad de pensiones entre veteranos franceses y los de las antiguas colonias.

En una tribuna publicada en el diario Le Monde, un grupo de intelectuales denunció la falta de interés del gobierno francés para la celebración del 75° aniversario del Desembarco de Provenza, comparado con el de Normandía.

Los firmantes, como Audrey Pulvar, estiman que se ha invisibilizado el papel de miles de africanos y norteafricanos en las tropas de liberación: "La enseñanza de la historia de la esclavitud, de la colonización, de las independencias, de las relaciones entre Francia y sus excolonias es fuente de numerosos conflictos, malentendidos, resentimientos, e incluso voluntad de revancha para algunos. Hoy el hecho de que jóvenes que son franceses desde hace tres generaciones no estén al tanto del papel de sus bisabuelos en la Segunda Guerra Mundial y en la liberación de Francia, contribuye al sentimiento de que no se sientan franceses al 100%".

En las ceremonias conmemorativas, el presidente Emmanuel Macron pretende darles visibilidad a aquellos soldados africanos con la invitación de dos presidentes africanos: el mandatario de Guinea y el de Costa de Marfil que también rendirán homenajes a los 450.000 soldados que desembarcaron en Provenza.

'Goumiers' de África del Norte, desfilando en el puerto de Marsella, en agosto de 1944.
'Goumiers' de África del Norte, desfilando en el puerto de Marsella, en agosto de 1944. AFP

Un homenaje con los presidentes de Guinea y Costa de Marfil

En la ceremonia conmemorativa que tuvo lugar en Saint-Raphaël, en el sur de Francia, el presidente francés Emmanuel Macron rindió homenaje a los héroes africanos del desembarco, junto con el mandatario guineano Alpha Condé y el presidente marfileño Alassane Ouattara. 

"Se trata de un capítulo crucial de nuestra historia", declaró Macron. "Ustedes le devolvieron al país su libertad y su dignidad. No olvidaremos nunca nada ni a nadie." 

La operación, llamada entonces "Dragoon", permitió liberar los puertos de Tolón y Marsella con la ayuda de los resistentes en la zona.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.