Saltar al contenido principal

París insólito: Las 'friches' se ponen de moda

"El 59", en la calle de Rivoli, es todo un símbolo.
"El 59", en la calle de Rivoli, es todo un símbolo. ©Pauline Blanc

Recuperadas, no siempre legalmente, por colectivos de okupantes, artistas o asociaciones, las “friches” revitalizan los barrios y tienen mucho éxito.

Anuncios

Un reportaje video de Pauline Blanc.

Un hospital transformado en una aldea, los locales de una compañía ferroviaria que ahora se utilizan como restaurante y sala de juegos, una estación transformada en sala de conciertos o un antiguo cuartel de la gendarmería rehabilitado para refugiados y artistas.

En París, parece que a los locales abandonados no les quedan mucho tiempo. Las asociaciones y los grupos de okupantes disfrutan al máximo para darles una segunda vida. Se habla de “Friches” o de “Okupación registrada” es decir, zonas urbanas rehabilitadas que intentan responder a un interés social (talleres de artistas, actividades para la población, ayudar a los refugiados y sin techos,…) y dinamizar el barrio.

Estos lugares –que fueron abandonados por años– se han puesto muy de moda. Asociaciones y grupos de okupantes intentan crear un espacio de intercambio.
Estos lugares –que fueron abandonados por años– se han puesto muy de moda. Asociaciones y grupos de okupantes intentan crear un espacio de intercambio. ©Pauline Blanc

Hoy en día, se han puesto muy de moda. Atraen a una multitud de parisinos, que vienen a comer, bailar, visitar, crear o simplemente compartir en un lugar alternativo.

“El 59”, en la calle de Rivoli, fue una de las primeras okupaciones que se han registrado. El 1 de noviembre de 1999, los okupantes tomaron posesión de este gigantesco edificio de estilo Haussmann, que había estado abandonado durante ocho años.

Pronto, se convierte en un punto de referencia para los artistas y se abre al público. Durante 10 años, la okupación ha sido ilegal, pero se convirtió oficialmente en un lugar registrado en 2009. “El 59” sentó simbólicamente precedente para la firma de otros acuerdos de okupación.

Les Grands Voisins, en el distrito 14.
Les Grands Voisins, en el distrito 14. ©Pauline Blanc

En 2019, para aprovechar su tiempo libre como un parisino, se puede ir al mercador de pulgas en el Marché Pop (Bel-Air, distrito 12) o en Les Grands Voisins (Denfert-Rochereau, distrito 14); comer algo rápido en los food trucks del Ground Control (Bercy, distrito 12), antes de jugar a un videojuego en las máquinas recreativas; conocer a los artistas y contar los grafitis en las escaleras de “El 59” (Châtelet, distrito 1), antes de cenar en la Recyclerie (Porte de Clignancourt, distrito 18) e ir a ver un espectáculo en el D.O.C. (Télégraphe, distrito 19). Luego, terminar la noche en La Gare (Corentin Cariou, distrito 19), con música.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.