Saltar al contenido principal
Francia

La francesa Jeanne Calment sí vivió 122 años

Jeanne Calment comemorando 121 anos de idade em 1996.
Jeanne Calment comemorando 121 anos de idade em 1996. wikipedia

Las dudas se han disipado, Jeanne Calment ha sido oficialmente la mujer más longeva de la historia. La francesa vivió 122 años y 165 días, y no hay fraude. Esto afirma un nuevo estudio basado en nuevos documentos y estudios matemáticos, que da por zanjadas las teorías conspirativas durante las últimas décadas.

Anuncios

Por Paula Bayarte para RFI

Los rumores sobre si este récord era falso aumentaron a finales de 2018, cuando un equipo ruso, capitaneado por Valeri Novosselov y Nikolaï Zak, afirmaba que Jeanne, nacida en 1875, había muerto en realidad en 1934, pero para evitar pagar impuestos la familia había dicho que era su hija Yvonne quien había fallecido. Así, Jeanne “solo” habría vivido 99 años. Además manifestaban que era imposible que un ser humano pudiera vivir 122 años.

Hoy se ha publicado un estudio en The Journal of Gerontology formado por un equipo de investigadores franceses daneses y suecos que llaman “complot” a esta teoría rusa.

Jean-Marie Robine, François Herrmann y el resto del grupo afirman que estadísticamente sí es posible vivir 122 años, la posibilidad es muy pequeña 1 entre 10 millones, pero es real.

El equipo ha estudiado la longevidad de las personas nacidas entre 1875 y 1903 y concluyen que es especialmente asombroso que Jeanne viviera tanto habiendo nacido en pleno siglo XIX y se convierte en una adelantada a su tiempo. En cuanto a su secreto para su larga vida, dicen que es la genética y también cuestión de suerte.

En el estudio niegan la teoría de la muerte de Jeanne en 1934, ya que muestran un periódico de Arles de la época que anuncia el funeral de Yvonne, debido a una enfermedad a los 36 años.

Jeanne Calment es un mito controvertido en Francia; su marido murió tras comer un pastel de cerezas envenenadas que ambos tomaron, su hija murió con 36 años y su único nieto falleció a la misma edad. Conoció a Vincent Van Gogh, y observó construir la Torre Eiffel. Pudo montar en bicicleta hasta los 100 años, bebía vino todos los días y fumó casi hasta su muerte. Su récord de 122 años se mantiene a relativa distancia de los 119 años y 97 días que vivió la americana Sarah Knauss, la segunda en el ranking mundial.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.