Saltar al contenido principal
Música

'La mirada de Charles': el diario filmado de Aznavour

'Me vieron, sí, pero lo que no saben, es que yo también los vi; de hecho, los estuve mirando desde el principio'.
'Me vieron, sí, pero lo que no saben, es que yo también los vi; de hecho, los estuve mirando desde el principio'. Le Regard de Charles

Este miércoles sale en los cines franceses “Le Regard de Charles” (la mirada de Charles), un documental sobre Charles Aznavour que recopila decenas de horas de cintas nunca antes reveladas y filmadas por el propio cantante.

Anuncios

En el afiche, se puede leer “un filme de Charles Aznavour, realizado por Marc di Domenico”. Le Regard de Charles (la mirada de Charles), que sale este miércoles en Francia, no es una simple película sobre el cantante, sino un emotivo homenaje a su sorprendente diario en forma de bobinas.

El documental reúne imágenes personales filmadas por Aznavour a lo largo de los años, intercaladas con archivos de televisión poco conocidos. Se estrena este miércoles 2 de octubre, en el primer aniversario de su muerte, el 1 de octubre de 2018.

“Mi padre casi siempre tenía una cámara en la mano”

En 1948, Edith Piaf ofreció su primera cámara a Aznavour. A partir de ese momento, nunca dejó de usarla. Lo grababa todo, los momentos de vida, los lugares, los amigos, los amores.

“Mi padre casi siempre tenía una cámara en la mano. Recuerdo especialmente sus cámaras digitales, después de las Super 8”, comenta Mischa Aznavour, uno de sus hijos. “Nos filmó en familia, pero también a sus amigos, sus viajes y los grandes momentos de su vida. Mi padre solía filmar para fijar los recuerdos”, añade.

El cantante guardaba sus tomas en una pequeña habitación secreta de su casa en Mouriès, un pueblo de los Alpilles en el sur de Francia, donde falleció de un edema pulmonar. Unos meses antes de su muerte, empezó con Marc di Domenico a trabajar con sus imágenes, y decidió hacer una película, su película.

“Nos conocimos en 1999, yo era amigo de su hijo, Mischa. Juntos, hablábamos mucho sobre cine y música. Desarrollamos una relación amistosa de una manera muy relajada. Un día empecé a filmarlo, y en su biblioteca veo una puerta trasera que abre sobre un escritorio, afiches de películas y, en un rincón, todos esos rollos ordenados que me muestra”, cuenta el realizador a la radio France Culture.

En cuanto al narrador, Mischa “siempre quiso que fuese Romain Duris”, precisa Di Domenico. El actor tiene ese fraseo nervioso, juvenil y directo, que le da un eco particular al timbre bien conocido del cantante. Los textos, validados por Mischa, se basan en biografías y entrevistas.

“Los estuve mirando desde el principio”

Son imágenes silenciosas, filma el mundo tal y como lo ve, no habla, mira. “Cuando escribía canciones, era muy meticuloso, no era un primer gesto, mientras que su gesto de filmar era completamente espontáneo”, detalla Di Domenico.

Charles Aznavour filma a su amigo el cantante Johnny Hallyday, el 4 de agosto de 1961.
Charles Aznavour filma a su amigo el cantante Johnny Hallyday, el 4 de agosto de 1961. AFP

La mirada de Charles es plural. Hay esa mirada casi etnográfica en las imágenes de sus viajes por África, América Latina, Asia... Una voluntad de filmar a las personas, saboreando una comunicación silenciosa a través de su cámara.

Hay miradas más íntimas, como la que graba a su amigo Lino Ventura durante el rodaje de la película Un taxi para Tobruk. Una mirada enamorada filma a Evelyne, su segunda esposa, y sobre todo a la mujer de su vida, Ulla, con la que se casó en 1967: “No ves mis ojos cuando te filmo, están brillando de emoción”, dice el narrador. Y está su mirada como padre, un padre a la vez feliz y atormentado por el recuerdo de su hijo Patrick, víctima de una sobredosis a los 25 años de edad.

Por último, está la visión que tiene de sí mismo, de su carrera y de su éxito. Al principio, casi la de un niño que crece demasiado rápido y vuelve la cámara en su contra para comprobar que lo que le está pasando es verdad: “Yo existo. Me filmo a mí mismo, pues existo”. Luego, la del hombre que asume plenamente su éxito: “Gano mucho dinero y no lo escondo”.

El documental es una nueva mirada sobre Charles Aznavour, a través de sus propios ojos. “Me vieron, sí, pero lo que no saben, es que yo también los vi; de hecho, los estuve mirando desde el principio”, recuerda la voz de Romain Duris.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.