Saltar al contenido principal
INVESTIGACIÓN

El atacante de París tenía una "visión radical" del islam y contactos con salafistas

Jean-François Ricard, fiscal general antiterrorista ayer en París
Jean-François Ricard, fiscal general antiterrorista ayer en París GEOFFROY VAN DER HASSELT / AFP

El autor de la matanza de policías en París tenía una “visión radical” del islam y estaba en contacto con individuos salafistas. La oposición conservadora pide una investigación parlamentaria de un ataque “premeditado”, según la fiscalía antiterrorista. 

Anuncios

Mickaël Harpon, el atacante que el jueves mató a cuchilladas a cuatro de sus compañeros policías en la jefatura de París, tenía relaciones con movimientos salafistas y llegó a felicitarse por los atentados de 2015 contra el semanario Charlie Hebdo. Así lo ha explicado en la tarde del sábado el fiscal General antiterrorista, Jean François Ricard, quien ha ofrecido nuevos datos sobre la investigación que desde el viernes tiene en sus manos, en un giro brusco propinado por la acumulación de indicios después del registro del móvil de Mickaël Harpon y las declaraciones de su mujer y otros familiares.

Según el relato de la Fiscalía, el ataque duró 7 minutos, antes de que el agresor fuera abatido por otro gendarme en el patio del edifico, y tuvo un carácter premeditado. “Tenía una visión radical del islam” ha aseverado el fiscal, añadiendo que “su deseo de no tener ningún tipo de contacto con mujeres” o sus “cambios de vestimenta” son pistas que indican la dirección de una previsible radicalización de la que todavía faltan varios elementos por conocer, especialmente el tiempo y modo en el que entró en "contacto" con grupos salafistas y si este hecho indujo al agresor a pasar a la acción. 

El informático, de 45 años, y que trabajaba desde hace dos décadas en la Prefectura policial, tenía acceso a múltiple información sobre la lucha antiterrorista, extremo que podría desencadenar una tormenta política en Francia.  Según fuentes próximas al caso, el análisis de los datos telefónicos llevaron a los investigadores a la pista de la preparación de un acto violento. El atacante habría comprado el cuchillo el día mismo de los hechos, lo que refuerza la idea de premeditación. El jueves el ministro de Interior, Christophe Castaner, afirmó que Michael H. "no había mostrado nunca dificultades de comportamiento" ni tampoco provocó "la más mínima señal de alarma".

La esposa del atacante, que está siendo interrogada, afirmó que su esposo, tenía un "comportamiento extraño y nervioso" un día antes de pasar a la acción, según una fuente próxima al caso.

Todos estos elementos muestran un “contexto de radicalización latente”, según palabras del propio fiscal,  que es lo que llevó a la fiscalía antiterrorista a asumir, el viernes, la investigación cambiando su rumbo inicial si bien aún no se cita explícitamente el término "atentado yihadista"

 

Tormenta política

Pero lo cierto es que mientras más datos se van conociendo, el escándalo político aumenta en Francia con una pregunta que acapara horas en los medios de comunicación. ¿Cómo pudo ser que ningún radar detectara la presencia de un radicalizado en uno de los edificios epicentro de la inteligencia francesa y con acceso a múltiples archivos en la lucha antiterrorista? Algunos miembros de la oposición ya han pedido claramente la dimisión del ministro del Interior, Christophe Castaner y la apertura de una comisión de investigación en la Asamblea Nacional, extremo probable si continúa el nivel de presión que en las últimas horas está viviendo Interior francés.

 

Las fuerzas de seguridad son blancos habituales de los ataques yihadistas, como los perpetrados por el grupo Estado Islámico (EI). Y Francia ha sido escenario desde 2015 de una ola de atentados islamistas sin precedentes que ha dejado un total de 251 muertos.

El viernes, ante la prefectura de policía de París, los semblantes de los policías hablaban por sí solos. "Estamos muy afectados, no nos esperábamos esto aquí", declaró un funcionario que trabaja con una mujer que resultó herida en el ataque.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.