Saltar al contenido principal
Sanciones aduaneras

El vino francés, víctima colateral de un conflicto entre Estados Unidos y Europa

Los viticultores franceses tienen la sensación de ser las víctimas colaterales de un conflicto que los supera.
Los viticultores franceses tienen la sensación de ser las víctimas colaterales de un conflicto que los supera. RFI/Agnieszka Kumor

A partir de este 18 de octubre, cerca de 7.500 millones de dólares de importaciones europeas están sujetas a sanciones aduaneras por parte de Estados Unidos. Entre ellas, el vino francés.

Anuncios

Estas sanciones aduaneras estadounidenses son el resultado de una larga disputa entre Airbus y Boeing. Estados Unidos acusa a varios países de la Unión Europea de conceder subvenciones ilegales al fabricante europeo de aviones.

La sobretasación se ha vuelto común desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, pero esta vez, Washington tiene luz verde de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Estos impuestos no se aplican necesariamente a los productos de Airbus. Con impuestos del 10%, los aviones no serán los más afectados, con el intercambio de piezas de repuesto. Sobretasar la aeronáutica podría resultar contraproducente para Estados Unidos.

Por lo tanto, los productos agrícolas pagarán el precio de esta batalla con impuestos de 25% para el vino francés, los quesos italianos y franceses, o el aceite de oliva español. La industria del whisky escocés también está preocupada, ya que Estados Unidos es su mercado más grande y rentable.

“Se trata de una injusticia muy grave”

Los viticultores franceses tienen la sensación de ser las víctimas colaterales de un conflicto que los supera. "Se trata de una injusticia muy grave y no es la primera vez que el vino es víctima de este tipo de injusticia, ya que en cinco años es la segunda vez, después de un conflicto entre Europa y China por los paneles fotovoltaicos”, lamenta Bernard Farges, el presidente de la confederación CNAOC que agrupa las 17 principales regiones vitícolas francesas con denominación de origen.

“Una vez más, en un tema que no es el del vino, somos víctimas colaterales de un conflicto que no es el nuestro. Estos impuestos son inaceptables y sus efectos fueron bastante directos desde que se anunciaron: hubo cancelaciones de pedidos en cada una de las regiones vitícolas que exportan de Francia a Estados Unidos”, denuncia Farges.

La Comisión Europea ya ha avisado que actuará en consecuencia: la UE tiene una lista preparada de aranceles para contrarrestar las medidas estadounidenses. Según analistas, Donald Trump estaría utilizando estas sanciones para negociar un mejor acuerdo comercial. 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.